El recorte de Peña a la cultura

La ignorancia también es cultura

El proyecto de egresos del gobierno de Enrique Peña Nieto, contempla para el año 2014 un recorte de 4 mil millones de pesos en el ámbito cultural. El golpe más severo lo sufrirá la divulgación cultural y artística, la cinematografía y los libros, dicho de otra forma, al INBA, a los estudios Churrubusco, a la expansión de las librerías Educal y a las ciudades patrimonio de la humanidad.

El recorte se propone en medio de un subejercicio presupuestal de más de cien mil millones de pesos. Sucede, parafraseando al Senador Ernesto Cordero en su posicionamiento hacia el secretario de Hacienda Videgaray, en el desaprovechamiento del bono económico que la actual administración recibió de la saliente.

Se propone en medio de la discusión de la propuesta de reforma hacendaria, rechazada por las mayorías, incluidas algunas fracciones del propio PRI, que castiga a las clases medias.

Contrasta con el dicho en campaña por el Presidente Peña Nieto, de que la cultura es un brazo para combatir el delito. Contradice el sexto de los diez compromisos por la cultura, hechos por Peña Nieto, que reza así: “diseñar estrategias de promoción, difusión y fomento de la cultura y las artes a nivel internacional acordes a la política cultural de Estado y crear nuevas estrategias de promoción cultural, acordes a los cambios que demanda el avance tecnológico”.

No hay estrategia de promoción cultural que resista el golpe de un recorte como el que se propone.

El tema cultural forma parte del Pacto por México y, hasta ahora, casi ningún actor, salvo la presidenta de la comisión de cultura de la cámara baja, ha levantado la voz contra la propuesta de recorte. El máximo responsable de la cultura, el señor Guillermo Tovar y de Teresa, guarda, además de un bajo perfil, un silencio sepulcral. El Secretario de Educación Pública, responsable sectorial de la cultura, tampoco dice nada.

Lo cierto es que durante el mes de mayo del año en curso, la Secretaría de Hacienda perdonó a la empresa Televisa el pago de 3 mil millones de pesos en impuestos.

La cultura solo sirve como parapeto, como suavizante de la imagen de los gobernantes y como edulcorante del discurso. El mensaje más amplio, es que no parece real el compromiso de atender las causas de fondo de los temas nacionales; o quizá, debemos entender que en cuestión cultural el cambio consiste en ver más novelas de Televisa y tener menos librerías Educal, o en más distracción y menos desarrollo.