Pedir licencia no basta

Se ha dañado la reputación de dos instituciones, la del Tribunal Electoral y la del Instituto Nacional de Elecciones. Sobre el proceso electoral se cernió una sombra de duda. El candidato del PRI a la presidencia municipal de Guadalajara, cuya campaña no despega, carga sobre los hombros el señalamiento de ser apoyado por el gobernador. El gobernador mismo ha sido involucrado como un actor que está jugando a favor de uno de los contendientes.

Todo esto fue posible gracias a una persona: Leonel Sandoval Figueroa, magistrado del Supremo Tribunal de Justicia. Un hombre que en el papel tendría que hacer respetar la ley y que en los hechos invita a violarla.

Y no, esto no se trata del guión de una película. No es la continuación de la Ley de Herodes o de Todo el Poder. Este asunto, que supera la ficción, es una muestra de la lógica con que opera el partido en el poder: el primado de la simulación, el epicentro del cinismo y el reinado de la mentira.

A petición del hijo gobernador, el padre magistrado pide licencia. Uno se pregunta ¿No le estarán haciendo un favor dándole plena libertad para, ahora sí, operar a sus anchas? Ni el Tribunal Electoral, ni el Instituto Nacional Electoral han salido con firmeza a tomar distancia de los dichos del magistrado. Dichos que son sumamente graves, de hecho escandalosos.

¿Dónde está la voz de los empresarios, de las cámaras y organismos de representación, de las universidades manifestando su indignación ante el comportamiento del magistrado?

El PRI Jalisco debería estar preocupado. La soberbia les está nublando el juicio. Aún no concluyen una gestión exitosa de gobierno cuando algunos ya están pensando en gobernar al país en el 2018. De ser ciertos los trascendidos de que parte de este asunto se trabajó desde alguna oficina de la Secretaría de Gobernación, y de que Jalisco es visto desde el centro como un estado endeble en materia de seguridad, el futuro político del grupo que gobierna estaría más que comprometido.

Movimiento Ciudadano y el Partido Encuentro Social han hecho ya las denuncias ante la FEPADE. Alfonso Petersen, candidato del PAN, le ha exigido a Ricardo Villanueva que renuncie a su candidatura. Un grupo de abogados exige hacer un juicio político. En el PRI, nadie dice nada. Por ahí se escuchó un escueto balbuceo de Villanueva, deslindándose de Don Leonel.

Lo cierto es que muchos ciudadanos esperan un castigo ejemplar para el ex magistrado, por parte de la FEPADE, en otras palabras, esperan que no haya impunidad.

 

franklozanodelreal@gmail.com