Tres tristes logos

Las señales en cualquier sitio son asunto serio. Muy serio. Deben ser claras, oportunas y precisas. Hacer señales es una disciplina del diseño gráfico. El tipo de letra, los colores, los materiales, la colocación. El mensaje. Atiborrar una señal con propaganda es una pésima práctica deprimentemente común en nuestras ciudades. Letreros de calles con propaganda comercial. Señales viales con logos de universidades o negocios.

La guía de la Secretaría de Medio Ambiente de Veracruz, es ejemplo de una buena práctica para elaborar la señalética en un área natural protegida. El manual de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas igual. Lo mismo se aprecia en diversos sitios Ramsar como las argentinas Lagunas de Guanacache. Son letreros informativos, de materiales naturales, de colores que no chocan con el entorno, colocados en sitios estratégicos buscando no deteriorar los valores naturales y paisajísticos del sitio.

Señalizar un área protegida no es "enchílame otra". Y esto, inexplicablemente, no lo entiende Rigoberto Medina, quien aún funge como Secretario de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Durango. A partir de la semana pasada el Parque Estatal Cañón de Fernández se ha venido llenando de letreros de pésimo diseño y colores inapropiados. Cinchados en árboles. Esta nueva agresión al patrimonio natural de los laguneros se suma al programa de podas, talas y “saneamiento” que ha elevado exponencialmente el riesgo de incendios forestales en un bosque único de magníficos ahuehuete milenarios. Y ya ni hablar de la ilegal construcción de un complejo de mansiones de lujo en terrenos de la nación.

Estos letreros, "de pilón", ostentan los logos del gobierno de Luis de Villa, de la propia Secretaría de Medina y de la organización de Roberto Valdepeñas, el responsable de las agresiones e ilegalidades detalladas líneas arriba.

Dice el dicho que "toda nube negra tiene un arrebol de plata". En pocas semanas más Rigoberto Medina será un jubilado de oro y De Villa un mal recuerdo para la ciudadanía lerdense. Y si el nuevo gobierno de Durango lee adecuadamente la voluntad de quienes lo eligieron, las cosas cambiarán para bien de Durango y para bien del Cañón de Fernández.


twitter/fvaldesp