El desmantelamiento

Sospechosistas que somos, trocamos cualquier tremebundo evento en una cortina de humo que el poder, siempre el poder, despliega para distraernos de algo mucho más grave y trascendente. La caída de Humberto Moreira, la segunda fuga del Chapo Guzmán o su tercera captura, da igual, o cualquier otra noticia de ocho columnas sirve para que nos olvidemos de los 43, de la caída del peso o del petróleo, de la casa blanca.

Usted me entiende. Vivimos en una perpetua teoría de la conspiración.

Sin necesidad de cortinas de humo, sin titulares de ocho columnas algo grave está sucediendo -justo bajo nuestras narices- en el sector ambiental. Este gobierno pagó sus deudas electorales al inenarrable Partido Verde, con la entrega del sector ambiental. Buena parte de los cargos directivos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente han sido ocupados por cuadros de este partido sin trayectoria ni conocimientos en la materia de la secretaría, de la comisión o de la procuraduría.

Bajo este liderazgo -habrá que llamarlo de alguna manera- el sector ambiental ha sufrido recortes brutales en centros neurálgicos. Tres cuartas partes del personal del Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (Cedadesu) fueron despedidos el fin de año, así como numerosos trabajadores de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

¿Qué se esconde detrás de estas torpes decisiones? ¿Un simple ajuste presupuestal por el desplome del precio del petróleo? Esa explicación, por lógica que parezca, cae por su propio peso.

La compra del avión presidencial de siete mil millones de pesos, las cada vez más obesas cámaras de senadores y diputados, el presupuesto designado a guaruras y vehículos de funcionarios claramente indican que pudiera haber otras razones en juego detrás del desmembramiento despiadado del sector ambiental.

¿Será que en las áreas naturales protegidas se encuentran recursos mineros, forestales, hídricos y de bienes raíces codiciados por los dueños de México y de este gobierno? Una Conanp débil y una educación ambiental inexistente facilitarían el saqueo frente a la mirada ignorante de la población.


fvaldesp@gmail.com / twitter @fvaldesp