Una ciudad mejor

Para estas fechas, hace tres años, un grupo de ciclistas estábamos preparando el lanzamiento de Ruedas del Desierto. El lanzamiento de un grupo cuyo fin fuera el uso de la bici como medio de transporte. La bici tiene muchos valores, es un aparato deportivo y es un juguete también, y hay agrupaciones que se dedican a su uso en esos papeles, pero a nosotros nos interesaba muy particularmente su papel como medio de transporte. De lunes a domingo. A todas horas. Desde sus inicios concebimos a Ruedas del Desierto como un grupo sin fines de lucro, sin filiación partidista o religiosa. Un grupo en donde la bici, como medio de transporte, uniera a sus integrantes.
La bici hace a la ciudad más humana. Aspiramos a que nuestras ciudades así sean. De lunes a domingo. A todas horas. Que podamos transportarnos dignamente y con seguridad. Por eso  una de nuestras funciones centrales es incidir y provocar políticas públicas de movilidad sustentable pugnando por una infraestructura y unos reglamentos que hagan de nuestras calles, calles completas.
Mucha gente nos conoce por los paseos que organizamos los miércoles en Torreón y los jueves en Gómez Palacio y Lerdo. También los que organizamos en fechas especiales. Estos paseos nos divierten, nos distraen y nos ayudan a conocer a otras personas y a desplegar la empatía y  la solidaridad que quizá ni sabíamos que teníamos. Pero nuestros paseos tienen también la función de ayudarnos a aprender a ser ciclistas urbanos. A darnos las habilidades y la confianza para dejar el coche e ir a esos mandaditos cercanos en la bici y más tarde para ir a nuestro trabajo pedaleando.
En nuestros paseos, nos cuidamos entre nosotros. Esto no sólo provoca el despliegue de la empatía y la solidaridad con otros ciudadanos, sino que nos ayuda a darnos cuenta que pedalear es normal, divertido y seguro. Que podemos hacerlo todos los días, solos o en grupo.
Por eso es que rodamos a una velocidad que permita integrar a principiantes, niños y personas mayores. Por eso es que rodamos en una formación compacta, acompañados por un equipo de voluntarios capacitados, con chalecos verdes y nuestro logo. Sin sobresaltos. Sin sirenas, sin patrullas y sin ambulancias. Sin el uso de recursos públicos y privados que deben usarse para mejores fines. En los paseos de Ruedas del Desierto el ciclista urbano aprende a cuidarse y a cuidar a sus compañeros ciclistas. En nuestros paseos todo y toda ciclista que requiera ayuda o atención la recibe del equipo de Ruedas del Desierto. A lo largo de tres años hemos aprendido que pedalear en nuestra ciudad es normal y es seguro y que hacerlo como lo hacemos fomenta la convivencia que transforma a los desconocidos en amigos.
La insistencia en rodar compactos es para dar mayor seguridad al paseo. Está universalmente comprobado que un coche insertado en el contingente de ciclistas es un peligro. Además, en las ocasiones en que, para mantener la unión del grupo, tenemos que bloquear una calle, lo hacemos dando las gracias en todo momento a los automovilistas por su comprensión y lo hacemos por un máximo de 3 a 4 minutos. Este miércoles hice el bloqueo en uno de nuestros cruceros más largos, en la calle Matías Román y el Boulevard Revolución. Pudimos pasar en lo que duró nuestro verde y poco más. Le quitamos a los autos y camiones del Revolución tres segundos  de su verde solamente.
Cada vez más automovilistas nos saludan, ellas y ellos comprenden que, con su paciencia, están haciendo un aporte también a que todos tengamos mejores ciudades, mejor aire, mejor circulación, menos stress. Algo que pudiera parecer paradójico o imposible se vuelve una realidad tangible: Participar, desde el coche, en la construcción de una mejor cuidad y de una mejor comunidad.
Hacemos esfuerzos por dejar siempre uno o más carriles libres para los coches en las vitalidades de dos carriles o más. Queremos así dar muestras que en la convivencia entre todos los modos de transporte está la clave de la verdadera educación vial. El paso de un vehículo de los servicios de emergencia, o de un vehículo cualquiera que nos declare una emergencia hace que el equipo de Ruedas del Desierto se movilice para dejarles todo el paso libre.
Queremos que nos conozcas, que sepas que hay detrás de nuestro logo. Que puedas reconocernos. Mejor aún, que te animes a subirte a una bici y que nos acompañes en uno de nuestros paseos, cada miércoles a las ocho de la noche en el Lienzo Charro de Torreón Jardín (a partir del 7 de mayo a la misma hora en la Plaza Mayor) y los jueves a las ocho de la noche en la Torre Eiffel de Gómez Palacio. Vas a poder ayudarnos a forjar una mejor Comarca Lagunera a vuelta de pedal.


twitter.com/fvaldesp