Humedales, humedades

El pasado 2 de febrero, Día Mundial de los Humedales, sucedieron dos cosas. Una, que llovió. Mucho, lo que en el antiguo sistema de numeración maya se le llamaba un madral. Ningún día de febrero de los últimos 45 años había llovido tanto. De hecho, el promedio de lluvia para todo el mes de febrero, de 1971 a 2014, es de 3.5 milímetros o lo que es lo mismo, tres litros y medio por metro cuadrado. El Día de los Humedales el observatorio de Torreón midió una precipitación de 50.8 milímetros. Llovió, en un sólo día, quince veces más de lo que le tocaba al mes entero. En Gómez Palacio la lluvia fue aún más: 62 milímetros en tan sólo quince horas. En resumen, con la lluvia de ese día, el de 2015 es ya el febrero más lluvioso de los últimos 45 años. Una lluvia sin huracán de por medio, en invierno, una lluvia inverosímil.Pues bien, ese día, Ruedas del Desierto decidió hacer un paseo en bici por el Parque Estatal Cañón de Fernández para celebrar su día. Recordemos que el Cañón de Fernández es un Humedal de Importancia Internacional, designado como tal por la Convención Ramsar en 2008.El paseo fue agradable y divertido como cualquier cosa que se comparte con treinta y un personas con el mismo amor por la bici y por nuestra naturaleza. Pero fue sobre todo inolvidable por la lluvia, fuerte e incesante. Y los charcos. Y el lodo. Los charcos y el lodo que, junto con la bici, hacen que el reloj existencial de cualquiera se devuelva a la infancia alocada, feliz y despreocupada. Con la mejor compañía y haciendo lo que más nos gusta, el frío y el agua pasan a segundo plano.Yo vi el Cañón de Fernández de otra manera. O no lo vi porque las nubes bajas ocultaban sus cerros majestuosos. Los arenales que cualquier día seco te obligan a desmontar y a caminar estaban duros, como pavimento. Los caminos que más que de tierra suelen parecer de talco eran unos zoquetales resbalosos, impasables. Si desmontabas, al hundir tus pies, el lodo quería quedarse con tus zapatos. La fauna callada y mustia por la lluvia y el frío aún nos mostró tres grupos de patos monjita.Fue una jornada memorable, feliz, única. Como debe de ser el día en que honramos algo tan bello y bueno para todos los laguneros como el Cañón de Fernández. 


 twitter/fvaldesp