Exceso de velocidad

Extrañamente en Torreón, el exceso de velocidad no es una las principales causas de los hechos de tránsito. Hechos tan terribles como los de hace una semana nos recuerdan la necesidad de los límites de velocidad. Curiosamente, la peligrosidad de la velocidad se nos olvida en nuestra conducción diaria.Vale la pena recordar que, en nuestra ciudad hay tres límites de velocidad.

Treinta kilómetros por hora en las Zonas 30 (por lo pronto en escuelas, hospitales y calles con un sólo carril), cincuenta en las calles más anchas y sesenta en los bulevares. Tres límites sencillos de recordar pero, por lo visto, imposibles de cumplir.

Una de las arterias donde es clamorosa la flagrancia con la que violamos los límites es la carretera al estadio del Santos. No es hipérbole decir que nadie circula ahí a 60 kph. Nadie. Haga la prueba. Vaya y circule al límite máximo de velocidad. Notará inmediatamente que usted va en el vehículo más lento. Por mucho.Otro experimento. Circule por Diagonal Reforma.

Más de setenta kilómetros por hora es la norma, no sesenta. La Colón. Setenta kilómetros por hora, no cincuenta. Estos son dos casos aún peores que la carretera al TSM pues la velocidad la anima una inadecuada sincronización de los semáforos. Hechos tan terribles y tan cotidianos como los expuestos nos están pidiendo a gritos que cambiemos.

Una medida elemental es que no manejen menores de 18 años. No importa que tomar un coche se haya vuelto un rito de paso en nuestra sociedad. El grupo etario con mayor mortandad en México es de los 15 a los 24 años. El 17% de los hombres y el 10% de las mujeres que mueren en ese rango es por hechos de tránsito.

Otra medida obvia se considerar al exceso de velocidad como causa fundamental de un accidente cuando dicho exceso haya sido un factor. Aumentar el número y el monto de las multas también sería deseable.

Instalar cámaras trampa. Muchas.Nuestras calles no deben seguir siendo campos de muerte como hasta ahora han sido. El cambio debe venir de todos. 



twitter/fvaldesp