Cambiar México

Trabajo para el Tecnológico Nacional de México. El Instituto Tecnológico de La Laguna es uno de los más de 260 planteles con las que cuenta esta universidad nacional. Con más de 550,000 estudiantes somos la universidad más grande de México y ciertamente la única con cobertura nacional.

Actualmente desarrollo un proyecto de educación digital a distancia junto a un grupo excepcional de docentes de varios planteles del TecNM. Estamos reunidos en la Ciudad de México para dar el último estirón y estrenar estas nuevas plataformas que liberaba el llorado Jesús Flores Morfín.

Durante la reunión, tuvimos un encuentro con la Secretaria de Extensión y Vinculación, la Dra. Ofelia Angulo, donde nos invitó a trabajar en cambiar a México. No para mañana sino ya. Entre mejores sean los ingenieros que formemos -o los licenciados, los contadores, los biólogos, etc.- se abre la posibilidad de tener un mejor país. Y para eso servirán estas nuevas plataformas.

Me quedé pensando. ¿Qué hace falta para cambiar a México? La tarea se mira titánica. ¿Qué necesitamos para cambiarlo en esta generación? Lo titánico se vuelve imposible.

Ciertamente la educación, completa, comprometida, de calidad, es una herramienta de cambio. Estoy seguro que hay más mexicanas y mexicanos metidos en esta tarea que los que pensamos. Pero la educación ciertamente no es suficiente. Hace falta más. Mucho más. Pero quizá no tanto como en principio pareciera.

Hace falta también que cada uno de nosotros y nosotras nos infectemos de un poco de sentido de la responsabilidad compartida que nos lleve no solo a los cambios de conducta personales sino también a nuevas conductas colectivas, ciudadanas. Que nos atrevamos a trascender.

Hace falta implicarse en la vida política y social de nuestra ciudad, de nuestro estado, de nuestro país. Ser valientes en pensar un México diferente. Porque una vez pensado e imaginado ya estamos más cerca de forjarlo.

Darnos cuenta que multitudes de laguneros, de mexicanos, de humanos que apenas nacieron o aún no nacen nos miran desde el futuro. Que de ellos llegará el reproche o la alabanza. Usted y yo tenemos un compromiso con las generaciones que vienen. Actuemos ya en consecuencia. Impliquémonos. Demos ese primer y trascendente paso.


fvaldesp@gmail.com / twitter @fvaldesp