Caca

Hace más de cuarenta años, apareció una irreverente tira cómica de Francesco Altan, caricaturista italiano.

Su personaje central, llamada Trino, era un dios novato, impreparado, a quien habían ordenado crear un mundo. La tira cómica me cautivó por ser una alegoría sobre el diseño, es decir sobre el reto cotidiano de todo ingeniero y de todo estudiante de ingeniería. Un día, tras crear los animales, Trino se encuentra con un problema: en el mundo hay mucha caca. Intenta varias soluciones como crear el maíz.

Pero al maíz se lo comen las vacas y, como le advierte su patrón, las vacas hacen unas cacas así de grandes. Para resolver el problema Trino crea las moscas pero pronto hay muchas moscas.

Para resolver el problema de las moscas crea a los camaleones y así. No recuerdo como resuelve Trino el problema pero al final deja contento a su patrón, un señor gordo y fumador.Como Trino, tenemos un problema con la caca.

Somos hoy un animal urbano. Más de la mitad de nosotros vivimos en ciudades. Comemos plantas y animales que comen plantas. Las plantas agotan los nutrientes de los suelos como el nitrógeno y el fósforo.

La fertilidad de la tierra cae. Producir alimentos se torna más difícil. Las ciudades, con sus sistemas sanitarios y sus plantas tratadoras evitan que esos nutrientes vuelvan al suelo y, en su mayoría, los manda a los ríos, a los lagos y a los mares. Mantener la fertilidad de los campos para seguir alimentando a una humanidad que crece se vuelve una misión urgente. 

El ingenio humano ha hecho hasta lo imposible para devolver al suelo el nitrógeno y el fósforo que las cosechas han retirado de él. Hoy en día, los artilugios industriales transforman el gas natural en amonia para llevar el nitrógeno de la atmósfera a la tierra.

La roca fosfórica se extrae en donde se le encuentre para volver el fósforo al suelo.Los ciclos naturales del nitrógeno y del fósforo junto a otros, como el del agua y el carbono, han permitido la aparición y el florecimiento de la vida en la Tierra, se ven alterados y cortocircuitados por la forma en que los humanos nos agrupamos y nos organizamos hoy en día. Restablecer esos ciclos es una tarea difícil, pero no imposible. Porque implica modificar conductas, instituciones y modos de organización.


  twitter/fvaldesp