Biodiversidad

El pasado viernes celebramos el Día de la Biodiversidad. Festividad que sirve de jornada reflexiva. Hay una noción vaga de que la biodiversidad es un conjunto de animales -peludos y emplumados- y de plantas. Pero es mucho más.

La biodiversidad comprende a los millones de especies que viven en nuestro planeta, pero también comprende a la diferencia genética existente dentro de una misma especie. La biodiversidad abarca también la gran variedad de ecosistemas dentro de los cuales se forman comunidades diferenciadas de especies.

La biodiversidad también se refiere -y esto es capital- a las interacciones de esas comunidades entre ellas y con el suelo, el agua y el aire.La interacción entre los seres vivos y el sustrato planetario es clave para entender la evolución de la vida -y por tanto de la biodiversidad- en la Tierra.

Me centraré en unos pocos ejemplos. La atmósfera que hoy nos sostiene y que permite el florecimiento de la biodiversidad fue creada por las cianobacterias hace miles de millones de años. Sin ese evento, la vida en la tierra sería muchísimo menos rica y compleja de lo que es. 

El centro de hierro caliente de la Tierra genera un campo magnético que, además de orientar a las brújulas y al vuelo de las palomas, desvía los rayos cósmicos protegiendo a los seres vivos de esa radiación letal.

Sin ese escudo, sería difícil concebir la vida en la Tierra. Las rocas sedimentarias como las de nuestros entrañables cerros son restos de millones de antiguos seres vivos, microscópicos, que al morir se depositaron en capas de sedimentos en el fondo de mares someros y prehistóricos. El tiempo y el peso solidificaron el carbonato de calcio de esos cadáveres y lo volvieron roca. La deriva de los continentes formó pliegues y de ahí montañas.

Luego, en los intersticios de esas rocas se acumuló el agua. En ella aparecieron nuevos seres vivos -bacterias- que al respirar acidificaron esa agua la cual disolvió esa roca y creo grandes cavernas.

La vida cambia al planeta volviéndolo un sitio aún más propicio para la vida. Nuestro planeta y su vida es un sitio admirable que tenemos que cuidar e imitar. Lo que en él hagamos debe hacer de la Tierra un sitio donde la vida florezca, que no se extinga. 


(twitter.com/fvaldesp)