Amenazas en el Nazas

Hace diez años y meses el gobierno de Durango decretó la creación del Parque Estatal Cañón de Fernández, la primera área natural estatal. Dos años después instaló su administración al amparo de un convenio de colaboración entre el gobierno estatal y Prodefensa del Nazas, A.C., la organización de la sociedad civil que cabildeó, desde el año 2000, la protección y restauración de los ecosistemas del Río Nazas, desde la Sierra Madre Occidental, hasta la Laguna de Mayrán. Los esfuerzos de este grupo ciudadano fueron el origen de la acción del gobierno estatal que mandó hacer un estudio técnico que concluyó que el Cañón de Fernández debería ser protegido. Con estos antecedentes -y con la anuencia de los propietarios de las tierras ubicadas dentro del polígono del parque- el Congreso de Durango decretó el parque estatal en 2004 y su administración en 2006.El 2 de febrero de 2008, en una solemne ceremonia en Mazatlán, en el marco del Día Mundial de los Humedales, se indujo al Cañón de Fernández como Humedal de Importancia Internacional o sitio Ramsar número 1747. Con esta inducción el cañón queda bajo la protección de un tratado internacional. Como sitio Ramsar, el Cañón de Fernández quedó también bajo la tutela de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. Dicho de otra forma, el Parque Estatal Cañón de Fernández es hoy un área natural protegida por el Estado de Durango, el Gobierno Federal y la comunidad internacional. Un verdadero orgullo para los laguneros y las lagunas, dueños finales de este patrimonio nacional.Los humedales están formados por la franja de tierra comprendida entre un cuerpo de agua y la tierra firme. En el caso del Cañón de Fernández, esto se localiza en la zona federal administrada por la CONAGUA y que son terrenos propiedad de la nación -suyos, míos, de todos- pero que pueden ser concesionados para su aprovechamiento con las limitantes que la Ley de Aguas Nacionales precisa. Estas limitantes se aplican al uso de estos terrenos sea que se ubiquen o no dentro de un área natural protegida.¿Porqué el Cañón de Fernández es un espacio tan protegido? Por una parte por que alberga una inusual biodiversidad que, al día de hoy, llega a más de 751 especies conocidas de flora y fauna silvestre. Pero también, este sitio de 17,000 hectáreas tiene una inusual riqueza escénica que atrae el interés de la población por conocerla o de aprovecharla con fines de esparcimiento. Pero el parque estatal también fue dotado de todas estas protecciones por las amenazas que enfrenta y para que el plan de manejo y las diversas disposiciones legales vigentes las minimicen o eliminen.Lamentablemente, ha surgido un caso en el que un concesionario decidió violar todas las normas y reglas para construir un complejo habitacional que incluye un palacete, una alberca de grandes dimensiones, una enorme estupa budista y un área con animales exóticos enjaulados. Con estas construcciones ilegales, este concesionario ha violado los términos de su concesión federal y ha violado la Ley de Aguas Nacionales, la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente y diversas leyes y disposiciones estatales tal como la Ley Estatal del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente y el Programa de Ordenamiento Ecológico del Estado de Durango.  Estas violaciones e irregularidades han sido señaladas por los responsables de la administración del Parque Estatal Cañón de Fernández y por Prodefensa del Nazas, A.C. a la Presidencia de la República, a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Comisión Nacional del Agua. Estas tres instancias han hecho caso omiso a las denuncias lo que resalta el grave clima de impunidad y debilidad institucional que vive nuestro país. Especialmente grave es que la Comisión Nacional del Agua, que primero le negó el permiso al concesionario para levantar construcción alguna, haya realizado diversas visitas de inspección pero sin ser capaz de mover un dedo para hacer que la ley se cumpla. El Cañón de Fernández es el último tramo del Nazas que conserva sus valores ecológicos y su belleza escénica, que proporciona a los laguneros servicios ambientales tan importantes como la recarga del acuífero y la purificación natural del agua. Este atentado a su integridad debe ser denunciada enérgicamente. Los habitantes de La Laguna tenemos que defender nuestro patrimonio natural y no debemos permitir que entre nosotros se instale la impunidad que está desangrando a nuestro amado México.  


   twitter/@fvaldesp