Del sueño futbolero a la realidad mexicana

A pesar de que la justa futbolera más importante del mundo, que tiene su sede en el gigante sudamericano, no ha concluido, pues faltan dos semanas para saber quién es el campeón del orbe; en este Brasil 2014, para la mayoría de los mexicanos se acabó el sueño y aunque seguiremos de cerca el desenlace, la pasión se esfumó.

La piojomanía, la entrega de los seleccionados mexicanos en los cuatro partidos disputados, nuevamente desaparecieron y nos quedamos en la raya, en el ya merito; en 5 minutos, los holandeses terminaron con las aspiraciones de millones de compatriotas.  

¿Qué nos pasa con ese quinto partido que desde Estados Unidos se nos niega y parece cada vez  más inalcanzable?; como si fuera una maldición, el cuarto de los encuentros se juega muy bien durante la mayor parte del mismo, pero al final algo sucede.

El gol de Maximiliano Rodríguez prácticamente terminando el partido, nos dejó fuera del mundial de Alemania aquel 24 de junio de 2006, una anotación soberbia del jugador argentino nos elimina de aquella justa deportiva.

Hoy, las cosas no fueron distintas, el marcador fue el mismo 2-1 en contra y la voltereta se dio de la misma forma; en Alemania, un Gol del Capitán Rafael Márquez, nos coloca al frente, posteriormente Hernán Crespo empata y al final Maxi Rodríguez nos liquida.

En este Brasil 2014, nos ponemos adelante con magistral gol de Giovanni Dos Santos; una verdadera ráfaga a más de 115 kilómetros por hora, les da el empate por conducto de una de sus estrellas Wesley Sneijder y por la vía de los penales, Huntelaar les dio la victoria.

La historia se repite cada cuatro años, somos el equipo del ya merito, jugamos como nunca y perdimos como siempre y por desgracia no se aceptan los errores y buscamos culpables, principalmente el árbitro.

Tampoco se le puede criticar a este grupo de jugadores, que la verdad sea dicha, cumplieron como profesionales y se la rajaron en la cancha, la cuestión es que los descuidos y errores se repiten y por alguna razón quedamos fuera.

En esta ocasión, no fue el árbitro, el portugués se equivocó para los dos lados; cierto que en el partido inicial nos anularon dos goles legítimos y que algunas faltas no se marcaron, pero es parte del futbol y se debe estar preparado para ello, Herrera y jugadores no pueden culparlo.

Los cambios hechos por Herrera, pueden ser parte de la causa de la derrota, con la salida de Giovanni, el parado de México fue distinto, se dejó de atacar; Aquino no inquietó a los holandeses.

El chicharito no hace las funciones de Peralta y permitió que Holanda en los últimos 15 minutos cobrara infinidad de tiros de esquina y ya sabemos cuánto daño nos hacen los tiros a balón parado, prueba de ello, es el gol de Sneijder, que la prende después de un cabezazo, originado de un tiro de esquina.

Ochoa excelente, sin embargo, habrá que decir que su problema sigue siendo que no sale por el balón y es indeciso cuando lo hace, muchos de los balones que le rematan y estrellan en su físico o aquellos que gracias a sus grandes reflejos logra sacar, se evitarían si saliera en su área chica.

Pues se acabó el sueño mexicano y ahora a nuestra triste realidad, la economía por los suelos, los pronósticos de crecimiento ajustándose siempre a la baja y el consumo interno en caída libre.

Mucho se dice que las reformas pronto darán resultados y poco a poco veremos la recuperación, ojalá y así sea, pues los bolsillos de millones de mexicanos se encuentran vacíos y con la percepción de que esto es para rato.

Vendito mundial, nos has dado y nos seguirás dando respiro, esperanza a millones de aficionados en este país que a diario tenemos que sortear  robos, corrupción e impunidad y una ola de inseguridad que parece no tener fin.

Gracias piojo, seleccionados, medios de comunicación que nos mantienen enajenados con este deporte de multitudes, con el sueño de lograr triunfos importantes, aunque al final todo regrese a la realidad.

Gracias futbol, porque lograste disminuir este stress que padecemos la mayoría de habitantes de este país, gracias por aminorar las penas y amarguras que nos aquejan por la maldita inseguridad en que vivimos.

El reclamo a mi selección nacional, no es por haber perdido y no llegar a ese anhelado quinto partido, el reclamo es porque me despertaste de un sueño que aligera las penas y las tristezas.

Este lunes, el mundial perdió interés en la mayoría de los mexicanos y aunque esté termina el 13 de julio, la dosis de adrenalina no es la misma, se fue la selección mexicana.

Habrá que analizar lo que pasó o dejó de pasar esos días con México en el mundial, esperemos que las sorpresas no sean tan desagradables, más allá del gasolinazo, una que otra reforma aprobada a la ligera.

A la Federación Mexicana de Futbol, al Piojo Herrera y todos los seleccionados, les reitero que no les reclamo el quinto partido, les reclamo que me regresen a la triste realidad de este país. 

ftotrejo@gmail.com