¿Qué pasa con la seguridad en nuestra ciudad?

Como cualquier ciudadano leonés me preocupa y desde mí trinchera, debe ocuparme, la ola de actos delictivos que en los últimos meses y muy recientes semanas estamos viviendo en la localidad.

Evidentemente que es un problema con dimensiones nacionales y estatales, pero es, en nuestro entorno más cercano, que es el municipio, en donde la inseguridad está tomando giros alarmantes.

Prácticamente todos los días nos enteramos por los medios de comunicación de distintos y variados actos delictivos que se generan en esta nuestra ciudad y además de muchos otros: robos, asaltos, cristalazos y un largo etcétera que no se denuncian.

Familiares, amigos, conocidos y también en carne propia, hemos sido víctimas de un gran catálogo de delitos desde hace ya algunos años, esto no es nuevo, sin embargo y por desgracia, no se ve una mejoría.

El problema de la inseguridad tiene muchas aristas a revisar y es demasiado complejo, pero los ciudadanos queremos que esto disminuya a los índices más bajos posibles.

Es lamentable que cotidianamente, independientemente de las causas u origen de estos hechos, los habitantes de esta ciudad observemos asesinatos, ejecuciones, asaltos, robos y hasta descuartizados.

Mucho se puede avanzar con participación de la sociedad civil en general, pero la responsabilidad se encuentra básicamente en la cancha de las autoridades competentes.

Es urgente una mayor coordinación entre los cuerpos policiacos de los tres niveles de gobierno, pero fundamentalmente una efectiva y real cooperación Estado Municipio.

La delincuencia se ha transformado y por desgracia para crecer en todos los aspectos; la delincuencia organizada, cuenta con un gran poderío económico y de armamento e infortunadamente se filtra en muchas de las corporaciones policiacas.

Desde la lamentable declaración de guerra a la delincuencia organizada, fundamentalmente al narcotráfico, sin un análisis serio y previo, formulada por el entonces presidente de la República Felipe Calderón Hinojosa y hasta la fecha, la delincuencia en general sigue creciendo.

Esta confrontación sin estudio serio por parte del ejecutivo, nos colocó a merced de la delincuencia y desde entonces los mexicanos por desgracia no hemos podido encontrar una tranquilidad aceptable.

Esta desmedida batalla, en donde sin tomarle parecer involucra al ciudadano de a pie, que se ve afectado directa o indirectamente por los enfrentamientos entre cárteles y entre estos y diversas Autoridades, arrojó una constante, un perdedor, la sociedad.

El crecimiento desmedido y las victorias, se acepten o no, de las organizaciones criminales del país, trajo consigo una filtración en las estructuras del estado, incrementando la corrupción e impunidad que tanto nos agobia.

A lo largo y ancho del país, la delincuencia avanzó con todo lo que ello representa y el Estado Mexicano no ha sido capaz, no digamos de derrotarlos, al menos de disminuirla.

En el actual sexenio se habla de disminución de la delincuencia, sin embargo, los ciudadanos sabemos que no es así, las cosas en poco o nada cambian, los secuestros, extorsiones, asesinatos y un sinfín de delitos, siguen en el día a día de esta Nación.

Es cierto que en algunos estados del país afortunadamente disminuyó la delincuencia y en otros por desgracia se incrementó, lo verdadero es que este monstruo de mil cabezas, sigue cobrando la vida de miles de mexicanos en todo el territorio nacional.

Mucho se dice oficialmente que en el Estado de Guanajuato las cosas están mejor y que no tenemos los índices delictivos de otras regiones de México, sin embargo, la percepción de la ciudadanía es totalmente diferente.

Nos es válido que desde la óptica oficialista, se diga que Guanajuato y en particular esta ciudad, el índice delictivo sigue siendo bajo, por el contrario, tales declaraciones son ofensivas para una sociedad que día a día convive con la violencia que nos aqueja.

Mucho se tiene que trabajar en este tema tan sensible socialmente, es tarea de todos, pero reiteramos obligación directa e ineludible de las Autoridades competentes.

No se puede permitir que existan los índices ya alarmantes de homicidios y la comisión de delitos que en esta ciudad estamos teniendo, algo está pasando, se debe encontrar una solución lo más pronto posible.

El pasado 19 de abril, tomó protesta en Consejo Ciudadano de Seguridad en el Municipio, en donde el que esto escribe, tiene la oportunidad y la vez la gran responsabilidad de participar, desde esa trinchera me comprometo a contribuir con seriedad para combatir este grave problema.

Los habitantes del terruño no merecemos el grado de inseguridad que estamos viviendo, se debe actuar rápido y en forma eficiente, es lo menos que podemos pedir.

ftotrejo@gmail.com