Los nuevos funcionarios municipales, compromisos o perfiles

Se avecina el cambio de la Administración Municipal y con ello la llegada de otros funcionarios que vienen a sustituir a los actuales, que en  su gran mayoría tienen en su cargo lo que corre del trienio.

Parece que fue ayer, cuando la alcaldesa con licencia conformaba su gabinete, colocando en los puestos claves y de importancia a personas afines a su proyecto y que le habían merecido su confianza.

Curiosamente Bárbara Botello Santibáñez, tuvo detractores en dos vertientes, una de ellas criticaba el hecho de que cambiara a los funcionarios por el simple hecho de no ser afines a su partido o  proyecto.

Otros críticos, desde el interior de su partido que se quejaban de que la alcaldesa hoy con licencia, había dejado muchos cargos importantes en manos de personas identificadas con el Partido Acción Nacional o con Administraciones anteriores.

Lo cierto es, que desde entonces, es decir, desde  el inicio de su gestión, Botello Santibáñez tuvo que lidiar con críticas que se dieron por las designaciones de funcionarios de todos los niveles, hay quienes afirman que hasta el cargo más modesto (no menos importante) tenía que ser palomeado por la alcaldesa.

En el caso de Bárbara Botello, pudiera existir cierta justificación, pues después de más de 24 años de gobiernos azules, en los que la sociedad manifestó un hartazgo, la señal que se mandaba era de un cambio importante, que en realidad trascendiera en beneficio de los leoneses.

Ahora, las cosas no son iguales, en principio porque ni siquiera se trata de 3 años, si bien la estafeta la toma otro partido político, el tiempo en el cargo de funcionarios es mínimo y los posibles cambios se facilitan.

Los cambios implican despidos y estos involucran buenas sumas económicas al erario municipal para hacer frente a las liquidaciones y demandas que enfrentan cada trienio, sobre todo como es el caso, cuando llega otro partido.

Lo ideal sería que no se dieran este tipo despidos y nuevas contrataciones, pero la realidad es otra y tal parece que forma parte de una “cultura” muy costosa para la población.

Sabemos que el gasto corriente es impresionante en municipios como León, que imposibilita de entrada la inversión en obra pública, para nadie es desconocido que la burocracia en cualquier esfera de gobierno es excesiva y no se justifica.

El presidente electo tiene la palabra y de entrada debe buscar los perfiles ideales para ocupar las distintas carteras de la Administración Municipal, el argumento desgastado de incorporar solo incondicionales, no ha sido ni será válido.

Todos los gobiernos tienen funcionarios capaces, eficientes, cumplidos y honestos, es decir, que cumplen el perfil adecuado para el cargo, también existen aquellos que no deben ocupar el cargo que ostentan.

La sensibilidad del servidor público de todos los niveles debe privilegiarse, los funcionarios y empleados del Municipio deben entender, aunque parezca utópico,  que se deben al ciudadano, que es este el que les paga y a quien deben de servir.

Aquellos malos elementos deben ser separados de su cargo en forma inmediata y sin contemplaciones, independientemente de sus relaciones y militancia, y cuando se cometan faltas sea la que sea, deben ser sancionados.

Pareciera que es imposible pero en realidad las cosas pueden mejorar mucho si se busca ese famoso perfil, que no es otra cosa que la de tener sensibilidad para servir, capacidad, honestidad y comprometerse con su ciudad.

Tan importantes son las carteras llamadas  principales, como aquellas a las que se les resta trascendencia en el día a día de cualquier administración, el que percibe el salario más bajo hasta el que obtiene el más alto deben hacer bien su trabajo.

Estamos próximos a saber quiénes conformarán el gabinete y López Santillana debe buscar a los mejores para servir a la ciudadanía, pero aquellos que no sabemos sus nombres y que son la mayoría, deben cumplir igualmente las expectativas.

Graso error, colocar a personas sin las características señaladas, en el pecado se llevara la penitencia, recomendaciones desde luego que en todos los ámbitos públicos y privados existen, pero deben cumplir con el perfil.

Héctor López Santillana, pone en juego su carrera política, su prestigio es él y sólo él quien dará finalmente cuantas a la ciudadanía, así que cuidado con las imposiciones y “recomendaciones”.

La mayoría de los integrantes del Ayuntamiento, emanados de su partido ya han ocupado carteras de elección popular y algunos otros, han ostentado cargos empresariales, pero será el alcalde electo el responsable de la marcha de la Administración.

Esperemos regrese la verdadera vocación edilicia y que síndicos y regidores, desempeñen la función que les corresponde y que por desgracia hace ya varias administraciones abandonaron.

Los integrantes del ayuntamiento no pueden ni deben ser operadores o gestores, su función colegiada en el pleno del Ayuntamiento y en las comisiones que forman parte, están perfectamente establecidas, no deben rebasarse.

La conformación del gabinete significa la primer gran prueba para el próximo alcalde, mucho depende el transitar de su gestión del tipo de personas que le acompañen.

ftotrejo@gmail.com