Los “nuevos” (no buenos), partidos políticos

El Instituto Nacional Electoral (INE), aprobó meses atrás, el registro de tres nuevas organizaciones políticas que gozarán, desde luego, de prerrogativas económicas millonarias, para incursionar en política Nacional.

Con la creación o nacimiento de estas agrupaciones, ahora de carácter nacional, el INE, acrecienta sin ton ni son, el número de participantes en el peculiar y grotesco sistema político mexicano.

¿Qué pasará con los existentes?, ¿Conservarán su clientela política?, ¿esta se verá disminuida o en el mejor de los casos, se fortalecerán y llegarán con mayor fuerza a las elecciones?

Igualmente; ¿qué sucederá con estas 3 “nuevas” organizaciones?, ¿buscarán alianzas y componendas que les permitan subsistir?, ¿qué estrategias utilizarán para conservar registros y penetrar en el electorado?;  lo cierto es, que legalmente en la primera elección, los nuevos partidos no pueden tener alianzas, al menos de derecho y en los hechos ¿cómo actuarán?, ¿servirán por una sola vez a un partido determinado o jugarán libres, buscando conservar el registro?

Los escenarios son muchos, pero lo que es cierto, es que recibirán cantidades millonarias para el proceso, tanto para la “capacitación”, como para rubros diversos como, el de publicidad.

¿Qué aportan los partidos existentes y los nuevos, a esta sociedad cada vez más incrédula en materia político electoral, en un país con más de 50 millones de habitantes sumidos en la pobreza y con uno de los procesos electorales más costosos a nivel mundial?

A pesar de las reformas de 2007, en donde se regula el uso de recursos públicos para las elecciones, dicha reglamentación poco o nada abonó, ya que existió un incremento en el 2012, respecto a la celebrada en 2006.

Las millonarias cifras destinadas a los partidos políticos, ahora al INE, al Tribunal Electoral y sus Salas, a la FEPADE y a todos los organismos inmiscuidos en el proceso, más aquellos que se obtienen por desgracia, en forma ilícita, incluso por Gobiernos Nacionales o Estatales según sea la elección, nos colocan como uno de los países que más gasta en esta materia.

Si la cantidad erogada en los procesos electorales, se viera reflejada, en la calidad, honestidad y productividad de los Diputados Locales y Federales, Senadores y Servidores Públicos en general, el gasto, aunque no justificado, tendría menos impacto, sin embargo, el rendimiento es totalmente opuesto a lo esperado, salvo  muy raras excepciones.

Pero debemos darle las gracias al INE, de 52 solicitudes sólo 3 fueron las afortunadas en recibir el registro como partidos políticos nacionales, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Encuentro Social y el Partido Humanista.

Morena, es probablemente el partido con mayor difusión a nivel nacional, pues el incansable y contradictorio Andrés Manuel López Obrador, encabeza esta organización de izquierda; habrá que esperar para saber hasta dónde le alcanza al político tabasqueño, pues dicho personaje ha sido duramente cuestionado, después de la verdadera y única batalla que dio en 2006.

El Partido Encuentro Social (PES), es definido por su Líder Nacional, como el  “partido de la familia”, liberal y que busca la preservación de los valores, Hugo Erik Flores, político de experiencia, es quien encabeza esta nueva agrupación.

Este personaje, fue militante del Partido Revolucionario Institucional y también Senador suplente del Partido Acción Nacional, tal parece que no tiene carta aborrecida, pues como organización política regional tuvo alianzas con diversos partidos, además de haber sido oficial Mayor de la SEMARNAT.

Un medio de comunicación nacional, vinculó a este nuevo instituto político con la iglesia evangélica, y a su líder lo ubicó como pastor de esta, aunque esto último fue negado por el interesado,  aceptó pertenecer a dicha iglesia.

Será interesante, de ser cierta esa vinculación, esperar los resultados, pues los evangélicos han crecido en número, sobre todo jóvenes que abandonan la iglesia católica para ingresar a la evangélica.

Por último el Partido Humanista, probablemente el menos conocido, también tiene en sus filas a viejos políticos, quienes más figuran en dicha organización son: un político coahuilense que militó en el PAN  más de 30 años y un líder obrero, que militó en la Confederación Nacional Campesina (CNC), de origen Priista.

Hay quienes los relacionan con el Ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa y Margarita Zavala, sin embargo, sus dirigentes han desmentido cualquier nexo con dichas figuras, mismas que también lo negaron en las redes sociales.

Pues estos son los “nuevos”, por desgracia poco se puede esperar de estas agrupaciones, lo único cierto es que quienes se encuentran a la cabeza han pertenecido a otros institutos y cuando las cosas no les sonríen, buscan formar su propio partido; saben cómo y con ayuda más.

Tan sencillo y tan complicado; quienes son apoyados e impulsados, obtienen sus registros y hasta cierto punto fácil; la inversión realizada, es recuperada relativamente a muy corto plazo y con grandes y jugosas “ganancias”; tan complicado, en la medida de  la ausencia de apoyos y recursos.

Lo cierto es, que ya no queremos más partidos políticos, ansiamos políticos de calidad, con valores, productivos, aunque parezca difícil de creer, si existen, habrá que buscarlos y convencerlos.

ftotrejo@gmail.com