El arranque de la administración municipal

Hace tres años, los leoneses, estrenábamos Administración Municipal emanada de un partido que la había dejado por más de 20 años, las nuevas generaciones solo conocieron a los gobiernos emanados del partido acción nacional.

La extinta Administración anterior, encabezada por una mujer, generó muchas expectativas, se esperaban grandes cambios, una nueva forma de gobernar, terminar con viejas prácticas burocráticas de las cuales los leoneses estábamos cansados.

El hartazgo de la población, desde luego que fue una parte determinante del resultado que llevó al triunfo a la entonces recién alcaldesa Bárbara Botello, pero tampoco se le pueden regatear los méritos propios, que desde luego también fueron determinantes.

Ya en otros momentos en este espacio, nos referimos a los logros y a los fracasos de la administración pasada y no abundaremos en este tema, sin embargo, lo que pretendemos, es establecer las expectativas que generan a gran parte de la población el inicio de un nuevo gobierno.

Al igual que al comienzo de la gestión anterior, los habitantes del terruño, queremos que la administración en turno sea mejor que la anterior y que atienda los serios problemas que a diario nos aquejan, incluso aquellos que no sean del ámbito municipal.

Los ciudadanos de a pie, tenemos el primer contacto con nuestros gobernantes en el ámbito municipal y es ahí con ellos, con quienes nos desahogamos y solicitamos respuestas, sin reparar si se trata de problemas locales, estatales o incluso federales.

Existen problemas sociales sin duda, que sin importar del nivel de que se trate, inciden en la población y la coordinación entre los distintos niveles de gobierno, es fundamental para sacarlos adelante.

Temas como el de la seguridad, que es tan sensible para la población, merece especial atención y resultados inmediatos, la inseguridad aqueja a los leoneses, independientemente de que partido gobierne.

Los índices delictivos, al menos en la percepción de la ciudadanía, siguen iguales desde hace muchos años y por desgracia, por momentos se considera que se incrementan y lo más grave, parece no encontrase un mecanismo eficaz para disminuirlo.

Hoy, la buena relación entre estado y municipio en este y otros rubros, debe urgentemente dar resultados en el corto y mediano plazo, la inseguridad no puede ni debe, seguir creciendo.

Las expectativas que todo nuevo gobierno genera, entre más pronto se cumplan, mayor es el reconocimiento, los tres lacónicos años se esfuman sin permitir aterrizar los proyectos, por lo tanto los análisis y proyectos en estos temas tan sensibles son apremiantes.

Más allá de la extensión constitucional por otro periodo, en estos rubros que lastiman tanto a la población se debe trabajar día a día; cierto, con proyecto y rumbo, pero que ni el proyecto ni el rumbo impidan dar resultados.

No se pueden esperar resultados de la noche a la mañana, es cierto, pero tampoco podemos esperarlos con asesinatos, robos a mano armada a casa habitación y un gran catálogo delictivo.

El discurso conformista y sin sustento de que en nuestra ciudad no estamos tan mal, es un insulto para la población que en forma directa o indirecta sufre en carne propia los hechos delictivos que a diario vivimos.

Arrancó la administración que preside Héctor López Santillana y muchos leoneses lo que queremos es que nuestra ciudad tenga mayor seguridad, que los servicios primarios sean de mejor calidad, que disminuya la tramitología y por ello esperemos que le vaya bien.

La inversión tan necesaria, de nada sirve si los índices delictivos no disminuyen, se debe tener un equilibrio que permita a la población una convivencia sana, con mejor calidad de vida.

Adelante con las grandes obras, con las inversiones, con la infraestructura necesaria para el crecimiento sustentable de este municipio, pero fundamentalmente, para el mejor desarrollo de sus habitantes.

Y en otros rubros, como el de la burocracia agobiante, con poca o nula capacidad para ocupar los cargos por los que cobran, la tramitología excesiva, la necedad y descuido, la sobrerregulación que existe en el municipio es verdaderamente asfixiante.

Poner en marcha un negocio resulta un calvario, no parece tener fin, el tema de la sobrerregulación, debe ser materia de análisis urgente, ese es uno de los principales problemas que existen en la administración municipal.

Sabemos que estos problemas, tanto el de la inseguridad como el de la burocracia y exceso de normas viene desde hace algunas administraciones y que requiere tiempo para corregirse, pero desde luego existen temas de inmensa prioridad y serán éstos sin duda, a los que se tendrán que dedicar de inicio.

Hace aproximadamente tres años en este espacio, invité a participar con aquella administración en beneficio de la ciudadanía; hoy siendo congruente, hago lo propio, dejemos atrás los colores y partidos es la hora de ver por todos los habitantes de esta nuestra ciudad.

 ftotrejo@gmail.com