Sexta corona, sublime y letal

La final de futbol soccer del pasado domingo, fue una justa inédita, no sólo en lo deportivo, la rivalidad entre los equipos contendientes,  trascendió a lo económico y político social; por primera vez, desde que se transmiten vía televisión abierta las finales de futbol en nuestro país, el primero de los dos encuentros de la gran final, fue transmitido por sistema de paga.

Para nadie es desconocida la rivalidad existente entre Emilio Azcárraga, mandamás de Televisa; Ricardo Salinas Pliego, capitán de Televisión Azteca  y por otra parte, el hombre más rico de este país y uno de los millonarios más acaudalados del mundo, Carlos Slim Helú, originada por la participación de éstos en sectores de las telecomunicaciones y nuevas cadenas de televisión abierta.

Durante muchos años el negocio del futbol soccer, en materia de transmisiones por televisión, se repartió entre las dos grandes televisoras, quienes con la participación y alianza de los encargados de este deporte compartieron el pastel.

Con el ascenso del equipo León al máximo circuito de futbol soccer, televisión Azteca, cadena a la que le correspondía por acuerdos previos, la transmisión de los encuentros deportivos, no tuvo la habilidad de convencer a los directivos verdiblancos y el resultado fue, que los partidos de soccer no se transmitirían por televisión abierta.

Fue entonces, que los encuentros de nuestros verdes se transmitieron por  televisoras con sistema de pago y por internet, lo que generó increíblemente para bien, que la audiencia fuera mayor al menos en otros países.

El regreso de los verdes después de 10 años fue espectacular, el primer torneo fue el equipo sensación y aunque logró calificar no pudo llegar a la gran final, sin embargo, la penetración y  difusión del equipo por cadenas como Fox Sport, le dio una identidad  propia, pues existe una gran diferencia en cuanto a la objetividad y apreciación de los encuentros transmitidos.

El  pasado torneo no fue tan agraciado a pesar de que el equipo no funcionaba mal, los resultados y el arbitraje no se le dieron a los esmeraldas, sin embargo, en este torneo, nuevamente el equipo demostró desde un inicio, la garra y un sistema de juego ofensivo simplemente espectacular.

Los resultados fueron satisfactorios prácticamente desde el inicio del torneo y el equipo se convirtió en una aplanadora ofensiva, generando múltiples opciones de gol, de los que se concretaban algunos de ellos, no en la proporción de las engendradas, pero suficientes para ganar a los rivales.

Con un tercer lugar general, los verdes iniciaron su participación en la liguilla y siguieron produciendo bastas oportunidades de gol, convirtiéndose en el equipo con mayor número de goles en semifinales, de los últimos años.

El América, fue superlíder del torneo y campeón del torneo anterior, lo cual no se discute; sin embargo, para la liguilla, el cuadro propiedad de Televisa, fue muy inferior a los panzas verdes, prueba de ello es que consiguieron pasar su primer barrera empatando ante los Tigres de Nuevo León, al que lograron superar por su mejor posición en la general.

Ante Toluca perdieron el primero y ganaron el segundo, es decir llegaron a la gran final con un solo encuentro ganado en casa; en tanto el León, no perdió un solo partido en esta fase, por el contrario, en esta etapa logró marcar la impresionante suma de 17 goles, mientras que  América obtuvo 7.   

La liguilla es diferente, y los participantes aceptan las reglas desde el inicio del torneo y es en ésta, donde se disputa el campeonato, fase en la que el equipo león fue muy superior a las águilas.

De los 6 encuentros disputados en esta etapa por los contendientes a la gran final, si les asignamos los puntos por encuentro, los capitalinos sólo lograron 5 ya que sólo ganaron un encuentro, perdieron 3 y empataron 2; mientras los felinos, sumaron 14 puntos, empataron 2 y ganaron 4,  esa es la gran diferencia.

No se puede decir irresponsablemente, que el árbitro fue factor, después de un contundente 5-1 teniendo como antecedente en la liguilla los resultados señalados, simple y sencillamente, el actual campeón fue muy superior a las águilas.

Este equipo esmeralda está totalmente equilibrado, un portero que ya es una realidad y con enorme futuro, una línea defensiva sólida y experimentada, una línea media de lujo e envidiable y una delantera letal, estupendamente dirigidos y con una directiva seria, pero sobre todo, con una afición como pocas, de las mejores, si no es que la mejor del país.

Esto es el Club León, la unión de estas fuerzas, nadie en lo individual, mientras se continúe por este camino, seguiremos viendo a un equipo de época, con un juego sublime y efectivo.

La  ciudad está de fiesta, en sus barrios, colonias, calles, plazas y jardines, se respira el olor de la entrega, del esfuerzo y la victoria; bien equipo, felicidades y seguiremos vitoreando,  Goooool de la Fiera. 

ftotrejo@gmail.com