Pájaros en los alambres

El espionaje en el mundo entero es una práctica recurrente, sobre todo en tratándose de personas públicas, ya sean artistas, políticos, deportistas, lo importante es que sean famosos.

Durante años los medios de comunicación han informado de espionajes de todo tipo en el mundo, sin embargo, es probable que los más publicitados sean los de los políticos.

En distintos países la penalidad por espionaje es severa, pero a pesar de ello su práctica no disminuye, pues ha quedado demostrado que aumentar la penalidad no merma la comisión del delito que se pretende combatir.

El espionaje más socorrido es con toda seguridad el telefónico, mismo que aumenta a pasos verdaderamente impresionantes a nivel internacional, por los avances tecnológicos.

Un ciudadano de cualquier estrato socioeconómico, cuenta con celulares cuyo tecnología en términos generales es de vanguardia, hay millones de celulares en el mundo entero que impactan por los servicios y alcances con que cuentan.

Para finales de este 2015 se estima que habrá en el mundo más celulares que seres humanos, es decir, este medio de "comunicación" superara a la población en el planeta.

En nuestro país, las cosas no son muy diferentes, pues actualmente se cuenta con más de 100 millones de celulares en todo el territorio nacional, es decir, existe prácticamente un celular por cada habitante.

Así como la tecnología avanzó vertiginosamente en la telefonía móvil, existen muchos otros instrumentos que permiten rastrearlos, ubicarlos, bloquearlos y desde luego escuchar las conversaciones e incluso los textos que se envían.

En México, muchos afectados con el espionaje telefónico han denunciado ante la Procuraduría General de la República, que han sido víctimas de esta práctica delictiva, pues se le considera como delito federal.

Personalidades del mundo de la política, como Vicente Fox Quezada, Santiago Creel Miranda, Manlio Fabio Beltrones, Purificación Carpinteyro, Luis Téllez, Josefina Vázquez Mota y muchos otros han sufrido de la intervención telefónica.

Existen datos que en los últimos 14 años, todas las denuncias presentadas ante la PGR, se archivaron ante la falta de elementos para poder continuar con la averiguación y menos contar con pruebas suficientes para una consignación.

Esta práctica hoy en día parece ser más recurrente, al existir tecnología de avanzada relativamente muy barata para escuchar o intervenir los teléfonos móviles.

En páginas de internet se ofertan scanner y softwares, de distintos precios, todo depende que es lo que se busque, desde lo más simple con costos de 5 mil pesos hasta algo más sofisticado que alcanza precios de 100 a 300 mil pesos.

Esta práctica tan recurrente y en ocasiones verdaderamente peligrosa, alerta a la iniciativa privada, gobiernos en todo el mundo y en nuestro país no es la excepción, en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, se adquirió equipo para protección.

De acuerdo a Luis Fernando García Director de la Red en Defensa de los Derechos Digitales, el almacenamiento de datos y de geolocalización, lejos de ayudar a la seguridad de los usuarios, la pone en riesgo.

Hoy en día, de acuerdo a la nueva Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, cualquier autoridad puede solicitar información tanto de llamadas, mensajes de texto SMS y ubicación de los usuarios.

Esta posibilidad preocupa a las empresas que venden y dan servicio de telefonía móvil, desde las más importantes hasta las más pequeñas; así como diversas organizaciones de la sociedad civil que ya no confían en las Autoridades.

Falta mucho por hacer y por legislar en estos nuevos modelos de comunicación cada vez más sofisticados, pero a la vez más inseguros, es preocupante la forma tal fácil de intervenir un teléfono.

En los últimos días y por medio de distintas redes sociales, así como también por los diversos medios de comunicación, los leoneses hemos constatado esta práctica, en varias grabaciones donde el personaje central es la ex alcaldesa Bárbara Botello.

Estas grabaciones circulan de manera impresionante por medio de las redes sociales, con una velocidad y penetración inimaginable que demuestra el poderío de estas.

Independientemente del contenido de las mismas que no es materia de estas líneas, las grabaciones, demuestran la "facilidad" con las que se obtienen, pues estas fueron en distintas fechas, lugares y con diferentes personas.

Es urgente, como ya señalamos, que se legisle al respecto, con toda seguridad en un futuro no muy lejano cuando se venda un celular, se ofrecerá en forma conjunta un software que evite ser objeto de espionaje.

Por lo pronto a cuidarnos en las llamadas y en los textos pues hay muchos pájaros en el alambre.

ftotrejo@gmail.com