Pagar con billete falso, 6 años de cárcel; asesinar, igual a impunidad

No se trata de satanizar al sistema de procuración, impartición y administración de justicia, pero no podemos negar que en este nuestro México lindo y querido, existen casos como el de la mujer potosina condenada injustamente a seis años de prisión.

El “delito” de esta ama de casa, fue tener la mala suerte de pagar con un billete falso de 100 pesos al comprar una libreta para uno de sus hijos, lo que ocasionó que al darse cuenta la empleada de esta pequeña papelería, ubicada en el Estado de San Luis Potosí, la denunciara en el acto, siendo detenida .

Con la atingencia, pulcritud e investigación de primer nivel que caracteriza a nuestras autoridades, se llegó a la conclusión en la indagatoria, que la probable responsable debía ser consignada, se trataba de una delincuente con alto grado de peligrosidad, de esas que salen en las series policiacas.

No sabemos cómo fue aprendida, pero con toda seguridad para redondear el grotesco acontecimiento, acudieron 10 patrullas locales, otras tantas federales y hasta el ejército para someter a tan peligrosa e importante delincuente.

Vergonzoso y aberrante resulta este caso, que si bien lo asumo con tintes de sarcasmo, no es por falta de respeto a la señora Esperanza Reyes Aguillón, por el contrario, resulta poco creíble que se cometan este tipo de arbitrariedades, descuidos, irresponsabilidades de funcionarios “profesionistas” del fuero tanto común como del federal, a los que se les debe correr por negligentes y torpes.

La señora Esperanza Reyes, lleva ya 3 años prisionera y se encuentra recluida en el penal de las Islas Marías, seguramente por el grado de peligrosidad y por el tipo de delito; ¿qué pasó en realidad?; ¿se trató de un descuido?; ¿qué sucede con los secretarios, mecanógrafos, peritos, agentes, fiscales, el defensor de oficio, el juez, no dieron lectura a las constancias, les valió madre?

Impotente y con incredulidad leí e investigue la noticia y por desgracia observo que no es el único caso, existe una persona más en el Estado de Jalisco que fue condenado a 5 años por pagar con un billete falso de 500 pesos y fue remitido al penal de Puente Grande de alta seguridad; ¿qué nos pasa?

Infortunadamente en los últimos años, sobre todo en el sexenio de Felipe Calderón, se multiplicaron las detenciones por todos los rincones del país, se tenía que justificar, que el torpe enfrentamiento entre “buenos y malos”, arrojaba cifras importantes a favor del estado mexicano.

En el período nefasto de Calderón Hinojosa, existieron muchas detenciones y procesos irregulares, pues se dio manga ancha a las fuerzas policiacas, procuradurías y otras autoridades que irresponsablemente actuaron en contra de la sociedad mexicana.

La justificación en el mandato anterior, fue la de atacar a la delincuencia, y bajo ese argumento se cometieron muchas injusticias, sobre todo con personas de bajos recursos económicos, que por desgracia, son quienes terminan pagando la ineptitud y corrupción de diversas autoridades.

En el poder judicial se frenan muchos de estos abusos, pero por desgracia no todos y prueba de ello, son estos y bastantes otros casos de verdadera injusticia que se siguen cometiendo día a día.

Recientemente se estrenó en México una película que trata un caso de injusticia en nuestro país, caso que trascendió fronteras con condenas internacionales de organismos de todo tipo, que sirvió para que salieran otros más a la luz pública.

Usted perdone Señora Esperanza, don fulanito, perenganito, fue un pequeño error, pero ya verá que el presidente de la República, la indultará y asunto concluido, el gobierno mexicano es tan bueno que hasta la indultaron.

Qué vergüenza y que pocos…; debe existir una sanción ejemplar a quienes se vieron involucrados en estos hechos, es urgente se ponga una reprimenda ejemplar, ya basta.

Mientras llega el indulto, sigamos padeciendo en carne propia, la inseguridad que tanto nos afecta a los mexicanos en todo el territorio nacional, nadie se escapa, existen regiones con mayor índice de delincuencia pero en toda la nación se incrementó en el sexenio anterior alarmantemente y no parece disminuir.

¡Que los verdaderos delincuentes sigan gozando de impunidad!; pues con sus recursos y abogados, apoyados por la corrupción de policías y diversas autoridades, tienen a este país sumido en el miedo, en el terror.

Por lo pronto, me sumo al gran número de mexicanos que condenan el actuar de las Autoridades en estos y muchos otros casos de injusticia, que día a día se viven en este nuestro país.

Habrá que comprar la maquinita que detecta los billetes falsos para estar seguros de que no recibimos uno apócrifo, sería un buen negocio, pues con estas autoridades, hasta recibir dinero se puede convertir en delito.

Y como diríamos en el estadio de futbol a todos esos funcionarios que intervinieron con negligencia e irresponsabilidad, la porra los saluda.

ftotrejo@gmail.com