Movimiento estudiantil sin precedentes

Acostumbrados en este país a marchas “estudiantiles”, donde en forma recurrente se arremete contra comercios y se cometen toda clase de vandalismos, con saldos por desgracia, de detenidos y heridos;  la  andadura y protesta de estudiantes del politécnico nacional la semana pasada, nos dejó con la boca abierta.

En principio, el número de participantes, mostrando su credencial de estudiante, fue mayúsculo, algunas autoridades señalan que fue superior a 20 mil manifestantes, cifra impresionante sobre todo por el “orden” con el que se llevó a cabo.

Pero sin duda lo más impresionante, sin dejar de reconocer el comportamiento de los manifestantes, fue la intervención del Secretario de Gobernación y otros funcionarios de primer nivel, en medio de la protesta.

Sorprendente, que un funcionario del nivel de Osorio Chong, haya decidido  dar la cara y salir a dialogar frente a frente con los inconformes, a quienes les reconoció su legitimación y ante quienes se comprometió a tener respuestas inmediatas.

Desde luego, que también llamó la atención y es lo que se debe ponderar, el comportamiento de las partes en un acto que por sus dimensiones y por lo que representa, pudo haberse salido de control, con consecuencias graves, lo que felizmente no ocurrió.

También llama la atención,  el pliego de peticiones de la comunidad estudiantil del politécnico, algunas de ellas inimaginables, la mayoría de estas al menos en apariencia para mejorar la calidad académica e incrementar su participación en los distintos órganos  internos.

La cancelación del reglamento interno, básicamente por no habérseles tomado en cuenta, es probablemente la mayor exigencia de los inconformes, acompañados por la renuncia de la Directora Nombrada en su momento por Josefina Vázquez Mota, son entre otras las peticiones de mayor peso.

El resto de los requerimientos estudiantiles, son de inclusión de  determinadas materias, que fueron excluidas del plan de estudios, así como la desaparición de grupos porriles del Politécnico.

Por el número de manifestantes, por la marcha con saldos blanco, por el comportamiento de las partes, sobre todo por la intervención oportuna y eficaz de la secretaría de gobernación y de la de educación pública, este movimiento marca una nueva y sana relación entre grupos manifestantes y autoridades.

Probablemente tenga estas características por la ausencia, al menos así se maneja, de grupos extraños y ajenos a los estudiantes, a la comunidad del IPN, finalmente los puntos propuestos fueron resueltos y la renuncia de la Doctora Yolo Xóchitl Bustamante Diez, fue presentada, pues era inevitable.

Los comentarios de la ahora ex Directora, no fueron muy prudentes y  oportunos y lo  único que logró fue la comunidad estudiantil se organizara e incrementara sus seguidores, sobre todo al afirmar que existían intereses extraños al politécnico.

Esperamos que este episodio concluya satisfactoriamente, como todo parece indicar y deje el precedente de que cuando se privilegia el diálogo y existe disposición de las partes, los conflictos se allanan sin regateos.

Diez de calificación en este asunto a los involucrados y reprobadas las autoridades de Guerrero, en el lamentable  y vergonzoso asesinato inicialmente de 6 personas y aparentemente 28 más localizadas este fin de semana y que se encontraban desaparecidos.

Todo parece indicar que estos cuerpos encontrados en las fosas clandestinas de la Colonia las parotas al pie del Cerro Gordo, ubicado al poniente de la ciudad de Iguala, pertenecen a los estudiantes desaparecidos una semana atrás, aunque faltan los informes de genética que finalmente demostrarán las identidades de las víctimas.

Es increíble que los cuerpos policiacos de aquella localidad, hayan intervenido en estos lamentables hechos, pero no sólo se trata de policías de a pie, los altos mandos, como lo son el Director de Seguridad está inmiscuido.

No se puede permitir este ni otro crimen, de manos de delincuentes, pero cuando estos cuentan con la participación de autoridades, la condena, el rechazo y el castigo debe ser mayor, pues no es posible que quienes tengan la primordial función de protección a los ciudadanos, sean los que delinquen.

Estos hechos que lastiman golpean a la sociedad, como muchos otros que a diario se cometen en todo el territorio nacional, deben acabarse, por desgracia, contrario a ello, se incrementan, a pesar del discurso oficial.

Hoy, el alcalde de esa ciudad se encuentra prófugo, al igual que otros responsables, las autoridades tienen la obligación de localizarlos y someterlos a juicio a fin de que se esclarezcan debidamente todos los hechos y se castigue  en realidad a los responsables.

Muchas son las voces que se levantaron con esta matanza de estudiantes en Iguala Guerrero, el Gobernador señala que tiene las manos “limpias”, pero hay quienes piden se le investigue y piden su renuncia.

El día de ayer, un diputado local, que preside la Comisión de Seguridad Pública, en el Estado, señaló en su cuenta de twitter, que el Gobernador lo amenazó por sus declaraciones, hecho que viene a complicar las cosas.

Es probable que por la importancia que tiene esclarecer estos hechos, sea atraída la investigación a instancias federales, aunque de hecho el Procurador General de la República está al tanto de la investigación.

ftotrejo@gmail.com