Día mundial del trabajo, sin trabajo para jóvenes

A mediados del año pasado, en México existían más de 14 millones de jóvenes entre los 15 y 29 años en el desempleo, y evidentemente que estos compatriotas nuestros, llamados el futuro y el presente del país, tampoco estudian.

Pero entre cifras analizadas de distinta óptica que inclinan el resultado en forma perversa, existe evidentemente un serio inconveniente de desempleo en el país; sabemos que no es exclusivo de México y que en el mundo entero se enfrenta el mismo problema.

Si bien es cierto que esta dificultad de desempleo es mundial, también lo es, que en países como el nuestro, la situación se agrava cuando los niveles de pobreza alcanzan la cifra estratosférica de 50 millones de mexicanos.

Si a lo anterior le sumamos que los índices de delincuencia en el país por desgracia están a la alza y que son precisamente los jóvenes el principal objetivo de organizaciones criminales y de delincuencia organizada, el problema se agiganta.

Muchos jóvenes incorporados en estas organizaciones delictivas, externan públicamente que prefieren enfrentar el peligro, sabiendo que la vida será corta pero bien vivida, a cambio de una vida larga de pobreza.

Ante la urgencia de buscar ingresos para satisfacer sus propias necesidades y en algunos casos contribuir al ingreso familiar, muchos jóvenes se incorporan a trabajos por horas o por medios tiempos.

Esta forma de trabajo, genera otros contratiempos propios de la informalidad laboral, al no tener acceso a prestaciones laborales, iniciando con un salario digno y qué decir de la seguridad social donde son totalmente excluidos.

El desempleo en los jóvenes que son el futuro y presente del país, es grave y se deben buscar los mecanismos necesarios para disminuir al máximo posible, los índices de falta de empleo.

Este fenómeno económico social, no sólo se presenta en los jóvenes sin carrera profesional, los egresados de distintas universidades y centros de estudios superiores del país también comparten el problema.

Hoy en día, contar con una carrera profesional no garantiza un trabajo digno, por el contrario, las tasas de desempleo son verdaderamente alarmantes y encontrar un empleo se complica entre mayor preparación se tenga.

Esta afirmación es grave y trascendente, pero tiene una respuesta lógica; entre más preparación se tiene, se buscan empleos mejor remunerados, pero no se encuentran.

En tanto que jóvenes con instrucción básica admiten sueldos muy bajos y actividades que normalmente no son aceptadas por quienes tiene mayor instrucción, media o media superior.

De acuerdo a información proporcionada por la Cámara de Diputados, en los primeros meses del 2014, México ocupaba la cuarta posición a nivel mundial con mayor desempleo entre la población de 15 a 29 años.

En el citado informe de la Cámara de Diputados, se hace referencia a lo señalado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en donde afirma que entre más preparado se encuentre una persona, las posibilidades de encontrar un empleo de acuerdo a su formación se reducen.

En el caso de los profesionistas, existen algunas variantes a considerar, según Aron Flores Cantero, coordinador académico de "Servicios a la Juventud A.C.", quien señala que una de las problemáticas que enfrentan es la saturación del campo laboral.

"La saturación convierte el proceso de búsqueda en un proceso de competitividad, de demanda y poca oferta, ya que la posibilidad de que sean más personas con mejores perfiles aumenta", manifestó.

Otros factores que influyen son la alta de un desarrollo óptimo de habilidades, hoy encontramos jóvenes profesionistas, con problemas de comunicación escrita, comprensión de textos, lectura veloz, puntualidad, hablar en público, respeto, trabajar en equipo, entre otros.

Sin embargo, el problema fundamental es finalmente la escases y falta de empleo, que si bien es un dilema mundial insistimos, en nuestro país se potencializa por los ingredientes ya señalados.

Es urgente se busquen mecanismos para la población productiva en general, pero principalmente para los jóvenes, alternativas que permitan reorientar la economía que pueda disminuir este serio problema.

El pasado primero de mayo en nuestra ciudad existieron voces de trabajadores en el sentido de que el alcalde los escuche y los ayude en materia de vivienda y salud fundamentalmente y aunque no es competencia local, si es un problema que incide en esta ciudad, estamos hablando se seguridad social.

En la ciudad de Querétaro, el desfile conmemorando el día del trabajo se suspendió por las protestas y desorden e incluso agresiones de militantes de diversos sindicatos.

Si bien el estos hechos tienen por desgracia tintes políticos, llama la atención que se utilice este día y este evento para manifestarse con pancartas mantas e insultos, algunas de las protestas desde luego serán legítimas, pero se empañan al mezclarse con sindicatos cuestionados socialmente.

Así transcurre un año más de conmemoración del día del trabajo que paradójicamente no tienen millones de mexicanos, principalmente jóvenes.

ftotrejo@gmail.com