Deseos y propósitos para el año 2014

Los deseos y propósitos para un nuevo año, son recurrentes al final y principio, estos los tienen y los hacen: Jefes de Estado, tanto de  países poderosos, como   débiles, las empresas grandes, medianas, chicas, de todos colores y sabores, políticos, gobernantes de todos los niveles y desde luego cada ser humano hace lo propio.

Es natural a nuestra condición humana, buscar mejoras en distintos rubros, sin embargo, no siempre es posible lograrlo, pues el propósito no basta, menos aun el deseo, es indispensable que hallen los elementos necesarios en cualquier escenario para cumplir nuestros anhelos, pues existen temas ajenos al querer y a la intención individual o de grupo, son factores macros los que imponen las reglas del juego.

Los escenarios económicos, políticos, sociales en cada nación son diferentes, por lo que resultaría absurdo que el presidente un país con una economía emergente, tenga el deseo y propósito de posicionarse en un año, como una de las mejores economías mundiales.

En materia económica internacional, son muchos los factores en juego que inciden en el nivel de  crecimiento, si es que este es posible y conforme trascurre el año, se hacen los ajustes necesarios, pues las perspectivas que puede llevar el deseo, se modifican según el acontecer cotidiano.

Es difícil pensar que en el mundo exista un jefe de estado o político en el Gobierno de alto nivel, que no quiera o tenga anhelos de mejoras económicas y sociales entre otras; en la medida de que estas se den, dependerá su aceptación y crecimiento.

Los mandatarios internacionales, tienen perspectivas, metas, anhelos, sueños, pues también tienen su corazoncito, pero como señalamos, el deseo y el propósito no bastan, deben existir las condiciones necesarias para  llegar a las metas trazadas.

A nivel mundial, países poderosos como Estados Unidos y Japón prevén para el 2014 un  crecimiento en sus respectivas economías; en nuestro vecino del norte en los últimos meses de este moribundo 2013, ya se sintió una mejoría en el empleo, lo que desde luego abona a que las remesas que en nuestro país se reciben por miles de compatriotas aumenten y sumen a mejorar la economía local.

 Lo anterior, es decir, el crecimiento del país asiático y de nuestro vecino, está sustentado por un comportamiento analizado objetivamente, por ello las perspectivas son halagadoras, al menos en estas encomias poderosas, como en algunas otras de la maltratada Europa.

En México las cosas están difíciles, después de dos años continuos con un crecimiento económico muy bajo, inferior al pronosticado, sin embargo, también habrá que decir, que como nunca un Jefe del Ejecutivo Federal en nuestro país, inicia un año con tanto entusiasmo, que tampoco es suficiente para lograr los cometidos.

 El entusiasmo al que nos referimos tiene su fuente en la aprobación de las grandes reformas que el presidente Peña Nieto consiguió en lo que lleva de su mandato, es decir, en un año logró y convenció, a propios y extraños, al menos a las mayorías, que de eso se trata.

Con las reformas aprobadas, no existe pero que valga para regatear mejoras palpables en los rubros correspondientes, es momento de demostrar que las mismas eran urgentes y necesarias, no esperamos transformaciones inmediatas, pero si deben existir al menos, mejorías mínimas.

Por deseos y propósitos no paramos, pero, el gran pero, es que  requerimos que en los hechos, el gobierno federal demuestre que las cosas están mejorando, ningún mexicano nos podemos permitir un fracaso, es el momento de salir adelante y este 2014 debe ser el inicio de una verdadera transformación.

Lo primero que se espera, es mayor y mejor ejecución del gasto e inversión pública, que para muchos generará una reactivación en el sector de la construcción y desde luego de nuestra economía.

Y pasando al Estado, Miguel Márquez, tendrá igualmente que mejorar la ejecución del gasto público así como las relaciones políticas con los alcaldes de otros partidos, concretamente con la alcaldesa Botello.

El Gobernador del Estado, se propuso pero no pudo, resistir la tentación de involucrarse en temas ajenos al ejecutivo, nos referimos al tema del crédito para León en el Congreso y las “ternas” de consejeros y magistrados en el poder judicial y todo parece que ya se encuentra cocinada la del presidente, en una especie  de  crónica de una intervención no aceptada.

El propósito no se logró en estos temas tan importantes, pero curiosamente el deseo del señor gobernador si se cumplió o al menos está a punto de cumplirse, aquí las condiciones importan poco, vale más el deseo, sobre todo de quien lo tiene.

Terminó este año 2013 y a todos los lectores de este espacio,  muchas gracias y continuando con el tema de hoy,  mis mejores deseos para el año venidero, que el creador los acompañe en todo su trayecto.

ftotrejo@gmail.com