Cambios en la Suprema Corte de Justicia de la nación

Se aproxima la elección de dos nuevos Ministros en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los jaloneos y presiones aunque discretos, iniciaron ya desde hace unos meses.

Después de la polémica designación de Eduardo Medina Mora como Ministro, en marzo de este año, en sustitución del Ministro Sergio Valls Hernández, quien falleció en diciembre pasado, las aguas nuevamente se agitan.

Es probable que la elección de los dos ministros en los próximos meses, no levante tanta ámpula como la que se dio con el nombramiento de Medina Mora, cuestionado como pocos por su distinción.

En noviembre terminan su periodo dos de los actuales Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, nos referimos a Olga Sánchez Cordero y Juan Silva Meza, por lo que sería ideal para que no existieran vacantes, que en la primera semana de diciembre se tenga a los nuevos Ministros.

No será fácil para el Presidente Enrique Peña Nieto, presentar en su momento las ternas, dificultad aunque menor, tendrá el Senado de la República para decidir quiénes ocuparán estos espacios.

Y la dificultad estriba en que los zapatos de estos dos ministros, son muy complicados de llenar, tanto la Ministra Olga Sánchez Cordero como Juan N. Silva Meza, son personajes que han dejado huella, a lo largo de su paso por la Corte.

Integrantes de un pleno de 11 ministros, quienes ahora concluyen, permiten un sano equilibrio en la toma de decisiones importantes de nuestro máximo órgano judicial, sus propuestas de avanzada y sus constantes solicitudes para que la Corte atrajera los casos importantes del país, son parte de su legado.

Tradicionalmente se ha buscado que los integrantes de la Corte, sean de carrera judicial, así como de externos, en donde entran académicos, litigantes distinguidos entre otros, lo que permite que se tenga una visión amplia y rica sobre los temas a discutir.

Esa mezcla en la integración de los Ministros de la Corte debe de continuar, sin embargo, ahora se tendrá que ser más cuidadoso, pues la designación del último de los Ministros como apuntábamos fue muy cuestionada,

El trámite y designación de Medina Mora fue desaseado y severamente criticado, pues a decir verdad, la mayoría veía al hoy Ministro, sin capacidad para ocupar el cargo y fundamentalmente fue cuestionado por sus antecedentes en distintas instancias de seguridad, donde entre otras cosas, se le acusó de violar recurrentemente los derechos humanos.

Este último episodio, fue un transitar amargo para el Presidente Peña quien lo propuso, así como para el Senado de la República, que daría la última palabra, razón por la que ahora las ternas, deben ser muy bien cuidadas.

Por desgracia sabemos que existe repartición para los partidos políticos y ahora se dice le toca al PAN y al PRI proponer, aunque la terna finalmente salga de los pinos y se ratifique en reforma.

Pero, ¿quiénes serán los idóneos para ocupar tan importante cargo, más allá de donde salga la propuesta o las ternas?; quienes tengan esa responsabilidad deberán buscar a los más adecuados, sin que se trate de pago de facturas o cotos de poder.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha tomado en los últimos años una importante relevancia, la que siempre debió ostentar y seguirá teniendo una función de gran trascendencia en la vida del país.

Esperemos que azules y rojos se esmeren y el Presidente y el Senado hagan su trabajo haciendo lo propio, a fin de buscar los perfiles más indicados para ocupar estos espacios, que insistimos, serán difíciles de llenar por el trabajo y huella que dejan los que se van.

No se puede pasar por alto que muchos reclaman y hasta cierto punto con razón, que uno de los espacios sea para una mujer, pues ante la partida de Olga Sánchez Cordero señalan, lo ideal es que se respete el género.

Muchos son los que se apuntan y otros tantos los recomendados, sólo esperemos que se elijan a los mejores, a quienes se consideren con cualidades y valores para ocupar tan importante cargo.

Algunos seguimos añorando un mecanismo diferente para la elección de Ministros, pues el actual, está sustentado en repartos para los partidos políticos, lo cual desnaturaliza la importancia e independencia de esta noble función judicial.

terepr@trejopalominoabogados.com
ftotrejo@gmail.com