El Tipo Impreso

Gracias y privilegios del "Svmario de las indvlgencias y Perdones"

El primer libro impreso en Puebla es el Svmario de las indvlgencias y Perdones concedidas á los Cofadres del Santissimo Sacramento: visitando la Yglesia donde está instituyda la dicha Cofadria: son las siguientes. Con licencia, En la Ciudad de los Ángeles, Por Pedro de Quiñones, Año de 1642, A costa de Iuan de Borja, y Gandia, diputado, se trata de un formato en treintaidosavo, compuesto por 15 folios impresos por ambos lados.

Para alcanzar las gracias de la Iglesia concedidas a los cofrades, bastaba con asistir al templo sede de la Cofradía (en Puebla, la Catedral) o a cualquier otro templo y rezar, en general no era necesario oír misa o confesar o entregar un óbolo oneroso (es decir una limosna o donación grande) como lo dictaban las acciones de otras Cofradías.

Para recibir las gracias referidas en la obra, sólo era necesario pertenecer a la cofradía y rezar por lo menos una vez cada semana cinco veces el Padrenuestro y el Ave María, aunque en el texto no queda claro cómo se obtenía la “membrecía” a este grupo.

Según el propio texto, la Cofradía disfruta además de los siguientes privilegios:

100 años de penitencia por cada vez que se acompañe al Santísimo cuando va a los enfermos.

In articulo mortis (cuando se está a punto de morir), indulgencia plenaria a confesos, contritos y penitentes; es decir que serían perdonados en esta situación de agonía aunque no estuvieran confesados o no hubieran terminado de cumplir su penitencia por algún pecado.

Obtenían también las gracias de otras bulas que estaban condicionadas a dar limosna y estar confesos, ya que en esta Cofradía se obtienen con sólo visitar el templo y tener el propósito de confesión, las limosnas daban mayor merecimiento.

La visita de los hospitales y templos romanos se sustituyen con la visita del templo de la cofradía (la archicofradía estaba erigida en Santa María La Minerva de Roma).

Esta bula no puede ser suspendida o derogada, si se llegare a perpetrar semejante acto, los cofrades la pueden reintegrar y restituir, confirmándose todos los estatutos, ordenaciones y cosas concernientes a la cofradía, tanto en lo espiritual como en lo temporal.

Finalmente, en la fiesta de San Juan Bautista había jubileo (perdón) de todos los pecados a culpa y pena.

tellez.gro@gmail.com