Claves del dinero

La Semana Santa se desvanece

Y llegaron las tan esperadas vacaciones de Semana Santa, la apuesta de las autoridades para atraer turismo a Tamaulipas y la esperanza de los empresarios del ramo para equilibrar su economía, misma que desde que inicio el año se vio agredida por los cambios fiscales y climatológicos. 

Con lo que respecta al sur del estado, Tampico, Madero y Altamira, con el fin de impulsar el turismo de la región, en 2011 se creó la marca Tampico-Miramar que identifica a los municipios hermanos destacando sus principales fortalezas turísticas. 

Marca, que durante este año se ha visto envuelta en dimes y diretes pues las autoridades del ramo explicaron que la promoción se inició de forma externa pero los empresarios argumentan que ésta no se hizo en tiempo y forma sino cuando ya se encontraba muy próxima la llegada de las vacaciones.

El turismo se vive día con día, ya sea por placer o por negocios, ya que al destino también arriban empresarios inversionistas con el objetivo de hacer negocios o asistir a alguno de los congresos que se realizan aquí, pues la zona se identifica en un 20 por ciento con el turismo de negocios y en un 80 por ciento con el turismo de placer.

Sin embargo, hoy todo eso se encuentra en una pequeña línea de perderse luego de los hechos violentos que durante la última semana se han presentado en la zona y que hasta ahora ya han afectado la ocupación hotelera en sus reservaciones, a los restauranteros en sus ventas y a demás prestadores turísticos con el temor que se ha generado por salir a las calles.

Los datos de la Secretaría de Desarrollo Económico y Turismo indican que el sur de Tamaulipas, aún espera el arribo de 60 camiones chárter provenientes principalmente de Nuevo León y San Luis Potosí, además del arribo de más de 600 mil vacacionistas a la región.

Ayer vimos cómo una tradición regional ya fue opacada por estos hechos, pues el playazo, por todos conocidos, lució prácticamente desolado. Durante las primeras horas del día veíamos por medio de las redes sociales el descontento de la población invitando a no asistir a playa Miramar en forma de protesta por lo vivido.

Lógicamente estas acciones repercutieron en los comerciantes de la zona de playa principalmente quienes, así como los restauranteros, hoteleros, transportistas, y demás prestadores de servicios, las esperanzas de que sus ventas repuntaran durante esta temporada se han disuelto.