Siete puntos

¿Qué la solución venga de fuera?

1. Se ha prolongado tanto la crisis que está viviendo el país, son tantos los agravios acumulados, es tan grande la desilusión, que ya se escuchan voces proponiendo una solución extrema: solicitar ayuda en el extranjero para resolver un problema que el actual Gobierno no puede solucionar.

2. Y es que la situación económica atraviesa por uno de sus peores momentos en muchos años. La Bolsa Mexicana de Valores va en picada, ubicada apenas en las 40 mil unidades; el petróleo ya está en la frontera de los 50 dólares por barril y el dólar se ubica ya cerca de los 15 pesos por unidad.

3. Pero si la economía parece estar mal manejada, al menos por los datos duros que se reportan, la situación política del país no recibe una mejor atención. La tragedia de Ayotzinapa no acaba de aclararse, y a ella se juntan un caudal de atropellos por todas partes y de toda índole.

4. El descrédito de las autoridades, en especial del presidente Peña Nieto, es notable. Las encuestas de popularidad marcan un descenso significativo en el aprecio de la opinión pública, y no han faltado grupos que exigen la renuncia del primer mandatario. Crece una sensación de permanente ilegalidad.

5. Ante este desolador panorama, reconocido en el extranjero -allí donde al inicio de su gestión Peña Nieto obtuvo innumerables simpatías, por el caudal de reformas implementadas-, no falta quién comienza a pensar que el actual Presidente de la República y su equipo no pueden con el paquete.

6. Si la actual administración no puede con los problemas del país: ¿por qué no solicitar una ayuda externa? Quienes piensan así no le dan importancia a palabras como soberanía nacional, orgullo patrio, dignidad mexicana. No existe problema alguno si la ayuda exterior toma tintes de invasión.

7. Conviene recordar que, aunque disfrazada, desde hace tiempo padecemos la intromisión extranjera en ésos y otros rubros. Creo que es mejor exigir cuentas a nuestras autoridades, vigilar su desempeño, participar en organizaciones que, pacíficamente, pueden lograr el cambio que el Gobierno no logra instrumentar.

papacomeister@gmail.com