Siete puntos

¿Y la Revolución?

1. Inadvertida, casi olvidada, si no es por los desfiles que, con cada vez menos colorido y contingentes, se realizaron en algunas de las ciudades de nuestro país, pasó el recuerdo de la Revolución Mexicana. Señalado por los historiadores como el acontecimiento político y social más importante del siglo XX en México, ha llegado a ser una fiesta más, que nos otorga el necesario asueto y que en este año fue opacada por la elección de Trump en los EUA o la creciente depreciación del peso mexicano frente al dólar.

2. Lo paradójico es que no obstante el creciente desinterés en este hecho supuestamente paradigmático en la historia de nuestro país, los especialistas siguen discutiendo sobre el final del acontecimiento: algunos lo fijan en 1917, al proclamarse la Constitución mexicana; otros en 1920, con la presidencia de Adolfo de la Huerta; hay quien lo sitúa en 1924, con la llegada al poder de Plutarco Elías Calles; e inclusive no faltan quienes aseguran que el proceso revolucionario se extendió hasta 1940 o nuestros días.

3. Y es que si atendemos a las causas que lo originaron en 1910, entre las que debemos destacar los altos costos económicos y sociales que causó el crecimiento impulsado por Porfirio Díaz durante más de 30 años, encontraremos que en muchos aspectos el escenario es semejante, más de 100 años después. Ya no tenemos, es cierto, a un dictador al frente del país, y el PRI perdió la hegemonía que mantuvo durante 70 años –aunque recuperó el poder y no quiere perderlo–, pero ha surgido un nuevo fenómeno que ayuda…

4. … a generar condiciones como las que se dieron a principios del siglo XX: la partidocracia. En efecto. Como en tiempos de don Porfirio, los estratos menos favorecidos de la sociedad no ven la salida, y los enemigos políticos de la clase gobernante, la sociedad en general que repudia a los partidos políticos, están cada vez más indignados. La opción independiente no parece dar resultados, por los nexos de los nuevos candidatos con los mismos partidos en el pasado. El panorama económico mundial, la incapacidad…

5. … y corrupción de las autoridades nacionales no ayuda a establecer mejores pronósticos, por lo que es de suponer que los pobres seguirán igual de pobres o peor. De acuerdo al Informe regional sobre desarrollo humano para América Latina y el Caribe, entre 5.2. y 6.8 millones de mexicanos están en peligro evidente de caer en pobreza. Agreguemos a 53 millones que, aunque no están en pobreza, tampoco han logrado introducirse en las clases medias. Escenario a todas luces peligroso. ¿Caldo de cultivo para un problema social?

6. Pero el mundo entero habla cada vez menos de revoluciones, y hasta las organizaciones y políticos de izquierda han optado por la vía política y electoral para tratar de resolver los problemas sociales, salvo, claro está, personajes como Maduro en Venezuela, que son tildados de locos. Sin embargo, la irritación crece en el país y los principales protagonistas de la política, miembros de los partidos y funcionarios públicos, ocupados en mantener o incrementar sus privilegios, no parecen ver la gravedad de la situación. Cuidado.

7. Cierre ciclónico. Para quienes sostienen que el grito dirigido a los porteros en el futbol mexicano, o cuando la Selección Nacional juega contra la de otro país, no es homofóbico, sino cultural, ahora nos enteramos de que también se le otorgó a los pateadores, el pasado lunes, en el juego de la NFL en el estadio Azteca. La prensa norteamericana lo refirió como un insulto, y no como una simple expresión folclórica. Cierto partido político también se lo endilga en sus spots a Trump. Pero, claro, no es discriminatorio ni vulgar, ¿verdad?

papacomeister@gmail.com