Siete puntos

¿Y la dimensión social de la fe?

1. Termina uno de los años más difíciles de los últimos tiempos, con un caudal de tragedias a lo largo y ancho de todo el país. Hay un elemento hasta ahora poco reflexionado, que necesita ser analizado para intentar un mayor acercamiento explicativo a lo que sucede. Nuestra religiosidad.

2. Quizá parezca raro que algo asociado con el espíritu, los ritos y las liturgias pueda servirnos para acercarnos a un fenómeno social, pero no es así. La religión tiene que ver también, y principalmente, con el comportamiento, con los criterios éticos o morales que rigen nuestra conducta.

3. La Encuesta Nacional de Opinión Católica 2014, realizada por el INSAD (Investigación en Salud y Demografía SC), arroja datos interesantes. La muestra, realizada en casi 3,000 viviendas confirma que México sigue siendo un país predominantemente católico, pese al crecimiento de otras confesiones.

4. Ante la pregunta: ¿Cuál es el valor católico más importante para usted?, una gran mayoría respondió el amor. En orden de importancia siguieron el respeto y el perdón, pero hasta el final de la lista aparecieron la libertad y la justicia. L@scatólic@s, entonces, no tienen un gran sentido social.

5. El catolicismo mexicano, de acuerdo a esa encuesta, es muy dado al rito, las peregrinaciones y variadas formas de oraciones, pero ajeno al involucramiento en los problemas sociales del país. Muy buenos para rezar, pero malos para luchar por la justicia y la defensa de los derechos humanos.

6. Lo anterior explica el porqué México, siendo un país tan católico, es tan corrupto. La fe no permea nuestras relaciones sociales, y un delincuente se preocupará si no va al templo el Miércoles de Ceniza, o si no le reza a la Virgen de Guadalupe, pero no le importará asesinar a una persona.

7. Sólo asumiendo la dimensión social de la fe cristiana podremos cambiar este derrotero. Sólo colocando la justicia al mismo nivel del amor lograremos corregir esta inercia nacional de inseguridad, impunidad y corrupción. Que lo hagamos este 2015, para que sea un año muy feliz.

 

papacomeister@gmail.com