Siete puntos

La detención de "El Chapo": interrogantes

1. La captura –o entrega, como veremos más adelante– de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, ha sido una de las noticias más impactantes en el mundo entero. Sin embargo, a los pocos días del suceso siguen todavía presentes no pocas interrogantes. Planteo, al menos, cinco de ellas.

2. La primera, y conforme a la más pura tradición escéptica de l@s mexican@s, tiene que ver con la identidad del detenido. ¿Es en verdad El Chapo? Lo mismo se dudó en su momento de Mario Aburto, el asesino confeso de Colosio, y también de la llegada del hombre a la Luna.

3. Concediendo que sea él, surge otra pregunta: ¿Por qué se tardaron tanto tiempo en someterlo? No olvidemos que, detenido en 1993, se escapó en el 2001, del famoso penal de Puente Grande. ¿En estos 13 años nunca supieron en dónde estaba? ¿Prefirieron no atraparlo? ¿Con qué motivo?

4. La tercera cuestión se deriva de la anterior: ¿Fue una detención o una entrega pactada? Porque no se necesita ser sospechosista para preguntarnos por qué en más de una década no se le pudo apresar, aun y con la ayuda de la DEA. ¿Hubo entonces alguna negociación?

5. Es curioso que quien primero da la noticia es el gobierno de Obama. De ahí surge la cuarta interrogante: ¿Por qué? No sabemos, a unos días de la aprehensión, qué tanto intervino la DEA en su captura. ¿Estamos ante una intromisión más del Gobierno yanqui en nuestros asuntos internos?

6. Una última pregunta. La captura del peligroso capo –enemigo número uno en Chicago–: ¿Será sólo un trofeo, una medalla, que puede presumir Peña Nieto para restregárselo a sus antecesores panistas? ¿O acabará para siempre con el problema del narcotráfico en México?

7. En los últimos años, las autoridades han detenido a importantes capos del crimen organizado. Algunos apellidos: Caro Quintero, Félix Gallardo, Fonseca, Carrillo Fuentes, Palma, Arellano Félix, Beltrán Leyva y, no obstante, el problema no se resolvió. Ojalá y ahora sí, aunque lo dudo…

papacomeister@gmail.com