Siete puntos

¿Torturar?

1. El video en el que aparece la tortura a una mujer, en Ajuchitlán, Guerrero, por parte de militares y policías federales, ha sido ampliamente condenado. Dudo que alguien en su sano juicio pueda aprobar esa práctica. Sin embargo: ¿existen circunstancias que recomendarían tal herramienta para obtener información necesaria? Imagino que tú has respondido de inmediato con un no. Te invito a reflexionar en el caso que presento a mis alumnos de diferentes maestrías en el EGAP. Veamos cuál es tu respuesta.

2. La ONU te contrata como asesor(a) para supervisar interrogatorios a terroristas internacionales, en los que no puede darse la tortura. Ésta ha sido prohibida por las legislaciones de todas las naciones que la componen. Y es que un hecho te dio fama internacional. Como trabajador(a) de la Policía Ministerial de Nuevo León, te tocó en el pasado asistir a interrogatorios en los que se torturaba a presuntos delincuentes para obtener su confesión. Hastiado de esas prácticas, te juraste, por tu familia, que jamás participarías en un acto de tortura.

3. La oportunidad para probar la firmeza de tu juramento llegó, aunque de manera trágica. Secuestran a la más pequeña de tus hijas (tienes en total cuatro) y, capturados los sospechosos, te niegas a aplicarles torturas para que revelen el paradero de la niña. Al paso de los meses, ella aparece muerta, y tu fama de persona intachable, fiel a sus compromisos éticos, corre por el mundo entero. Evidentemente, quisiste que el asesino de tu hija fuera sometido a dolorosos tormentos, pero te contuviste y no lo ordenaste. Por ello te contrata la ONU.

4. Pronto se ponen a prueba, de nuevo, tus convicciones. Abdul Habil Yamal es un conocido terrorista internacional. Estuvo preso en Guantánamo por haber dinamitado un tren en Londres. Murieron 987 personas. Es de una personalidad débil, no acorde a la imagen que se tiene de los militantes del Estado Islámico, al que pertenece. Durante su estancia en prisión, y gracias a algunas ayuditas proporcionadas por los celadores, reveló importantes proyectos terroristas y dio listas de personalidades vinculadas a esas acciones.

5. No resiste mucho, dicen quienes lo conocen. Libre por minucias jurídicas, fue recapturado la semana pasada en París. Abdul confiesa poseer la contraseña para desactivar una megabomba nuclear que destruirá la mitad del mundo, provocando un cataclismo que cambiará de manera radical e irreversible el clima, y que costará la vida a millones de seres humanos. Quienes lo apresaron confían en que, gracias a alguna tortura, pueda revelar en dónde se encuentra la bomba y la contraseña para desactivarla,...

6. ...y salvar así al mundo de la tragedia. Solicitan tu autorización como delegado(a) de la ONU para solucionar este problema. Entras en un dilema. No estás ante la práctica común de nuestros policías que a cualquier delincuente le dan su calentadita, para que diga en dónde está lo robado o quién es su cómplice en un asesinato. Te enfrentas a un potencial asesino de millones de personas, y sabes que con algunos métodos sofisticados se le puede sacar la información que se necesita para desactivar la bomba: ¿autorizas su tortura?

7. 'Cierre ciclónico'. A ver. ¿Es cierto que la Secretaría de Estado del Vaticano, encabezada por el brazo derecho del Papa, Pietro Parolin, rechazó al propuesto embajador de Francia ante la Santa Sede, Laurent Stefanini? Diplomático de carrera, católico practicante y con experiencia en el Vaticano —ya trabajó ahí—, fue presentado por François Hollande desde enero de 2015. Durante 15 meses se esperó el placet de Roma, pero no llegó. ¿La razón? Stefanini es homosexual. Francisco no condena a los gays. ¿La Curia Vaticana sí?


papacomeister@gmail.com