Siete puntos

Contra el clericalismo

1. Si estábamos acostumbrad@s a que el Papa criticara todo lo malo del mundo: la pornografía, el pansexualismo, las adicciones, y también, hay que decirlo, las injusticias y desigualdades, la explotación de los pobres, Francisco de Roma enfoca sus baterías en otra dirección.

2. El Papa argentino sí denuncia lo contrario al plan de Dios que hay en las sociedades actuales, pero se ha preocupado más por atender la problemática interna de la Iglesia Católica. La Curia vaticana ha estado en el centro de sus críticas y, por raro que parezca, sus hermanos obispos.

3. Acabamos de saber que el papa Francisco mandó auditar las cuentas del Vaticano, y la semana pasada, en el mensaje videograbado que dirigió con motivo de un encuentro Guadalupano en el DF, arremetió contra uno de los principales males eclesiásticos: el clericalismo.

4. Ya en otras ocasiones había dicho que los obispos y sacerdotes deben ***oler a oveja*** y no a caros perfumes, y recordó a los pastores que su lugar está junto a los fieles y no en restaurantes elegantes o en aeropuertos internacionales. También los invitó a salir de sus oficinas para encontrarse con los fieles.

5. Ahora cuestionó al clericalismo, que tanto daño ha hecho a la Iglesia latinoamericana, por el protagonismo de los clérigos no sólo en la pastoral y la evangelización, sino también en los medios de comunicación, y en la vida económica y política de nuestros países, en detrimento del necesario trabajo de l@s seglares.

6. El clericalismo no ayuda a los pastores, pues los convierte en jefes poderosos de su grey, más preocupados en ser servidos que en servir, ciegos y sordos a los clamores de los pobres, carreristas, buscando siempre una promoción. Además, con frecuencia se identifica a los clérigos con la totalidad de la Iglesia: grave error teológico.

7. Pero el clericalismo también perjudica a los fieles, pues los convierte en objetos receptivos, inmóviles y estáticos, sólo capaces de obedecer, e instalados en la comodidad de quien no asume sus responsabilidades. Bienvenida esta crítica papal. Ojalá tenga eco.

papacomeister@gmail.com