Siete puntos

¿Ver en vez de practicar?

1. Como cada cuatro años, y durante un mes, 32 selecciones nacionales han comenzado a disputar la, quizá, mayor fiesta deportiva del mundo, superando inclusive a los bellísimos juegos olímpicos en audiencia, turismo, etcétera. La Copa del Mundo de Futbol Brasil 2014 inició la semana pasada.

2. Todo México sigue por la televisión al equipo nacional, un combinado de futbolistas profesionales que pasó apenas de panzazo a la justa deportiva, obedece sin chistar las órdenes de las grandes televisoras y con mínimas posibilidades de llegar al famoso quinto partido, no obstante su buen inicio.

3. Al igual que en mundiales anteriores, como el de México en 1970 y Argentina en 1978, el país anfitrión atraviesa por una severa crisis económica y social, y no son pocas las críticas que constantemente inundan las calles brasileñas, cuestionando el elevado costo del evento.

4. Y también, como cada par de años, durante un mes veremos tres o cuatro partidos diarios en promedio, con el consabido consumo de fritangas y bebidas etílicas, competencia en la que tenemos el primer lugar, al igual que en ausentismo laboral, fruto de tanto tiempo frente a la tele.

5. Una vez concluido el Mundial, e independientemente del resultado obtenido por la verde. El maratón televisivo-futbolero: ¿servirá para que nos lancemos a las calles, parques y campos deportivos a jugar el deporte de las patadas? ¿De la sala de televisión pasaremos a las canchas?

6. No tengo las cifras exactas, pero entiendo que la práctica del futbol amateur ha venido descendiendo en nuestro país, mientras las carreras de ruta van en franco crecimiento. Es curioso. En la tele sólo se ve el balompié profesional, y a los maratones (sobre todo el de Monterrey) no se les da promoción alguna.

7. No creo, por desgracia, que este nuevo Mundial futbolero nos ayude a hacer más deporte. Será, de nuevo, un gran negocio para las televisoras y sus patrocinadores. Necesitamos romper este ciclo que nos ha llevado al sedentarismo y a la obesidad. ¡Menos tele y más ejercicio!

 

papacomeister@gmail.com