Siete puntos

El Papa de la misericordia

1. Desde que inició su pontificado, hace poco más de un año, el papa Francisco se ha distinguido por expresiones gestuales cargadas de simbolismo. No se trata de signos mercadotécnicos que buscan llamar la atención, sino de verdaderas manifestaciones llenas de contenido.

2. Es cierto que tales ritos han marcado la ruta del Papa argentino, pero su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (la primera de él, porque la Lumen Fidei, que también firma, fue escrita en su mayoría por Benedicto XVI) nos indica cómo piensa el actual sucesor de Pedro.

3. En esa Exhortación, y dirigiéndose a quienes administran el sacramento de la reconciliación, dijo una frase impactante y que ya forma parte del que será su legado pastoral: “A los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas”.

4. Con esa indicación, Bergoglio muestra cuál es uno de sus énfasis, que quiere compartir no sólo con los clérigos sino con todos l@s católic@s y personas de buena voluntad: la misericordia, parte sustancial de su pensamiento, y profunda esencia del mensaje cristiano.

5. Esta idea central en la teología de Francisco lo ha llevado a hacer una comparación novedosa: la Iglesia debe ser como un hospital, dispuesta a curar las heridas de un mundo cada vez más dañado, de unos pobres siempre marginados, de personas infelices a causa de la incomprensión.

6. Pues bien, continuando con este impulso misericordioso, el papa Bergoglio convocó a una jornada de reconciliación, del viernes 28 al sábado 29 de marzo, en la que algunas parroquias católicas, diseminadas por el mundo entero, garantizarán confesiones durante las 24 horas.

7. Es probable que no muchas personas visiten los templos ya avanzada la noche, pero el simbolismo resplandece: una iglesia que quiere estar, de manera permanente, curando llagas, sanando heridas, inyectando la energía de la gracia y del compromiso transformador de la sociedad.

papacomeister@gmail.com