Siete puntos

Griton@s, gordit@s, pobres, pero felices

1. No me gustó que Juan Pablo II nos dijera griton@s. Durante una de sus visitas a nuestro país, en un balcón de la Basílica de Guadalupe, se dirigió a la multitud que lo aclamaba y dijo la ya célebre frase: “México sabe cantar. México sabe rezar. Pero, sobre todo, México sabe gritar”.

2. Pero el hoy canonizado no mentía. Si algo nos ha distinguido como raza es el grito, la expresión eufórica y, yo añadiría, el culto a la personalidad, tratándose en especial de una figura tan carismática como Juan Pablo II. Había que verlo, gritarle, antes de analizar su mensaje.

3. Y ahora nos enteramos que en el “Índice para una Vida Mejor”, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, ocupamos el lugar 35 entre 36 economías nacionales. Mientras nuestro ingreso familiar es de 13 mil dólares anuales, el promedio de las demás es de 24 mil.

4. Mal andamos también en el tema de la obesidad, sobre todo infantil. Nuestro país ocupa el segundo lugar en esa lista, con el 32.4% de la población con sobrepeso extraordinario, sólo debajo de EUA, que tiene el primer lugar, con 36.5% de obesidad en sus habitantes.

5. Sin embargo, l@s mexican@s aseguramos ser felices. El índice citado afirma que México es el octavo país en donde la satisfacción de vida es mayor, con un 7.4, frente al 6.6 de promedio en las demás naciones. Nos sentimos más felices que la gente de Luxemburgo, España y Chile.

6. ¿Será que somos muy optimistas en México, y que, no obstante nuestras dificultades económicas, y los peligros que comporta la obesidad –diabetes, alta presión, asma, etcétera–, le ponemos buena cara a las tragedias y sabemos disfrutar con humildad de las cosas sencillas?

7.  O, más bien: ¿nos conformamos con poco y nos acostumbramos a la mediocridad? ¿Tenemos tan pocas oportunidades de disfrutar la vida que cualquier cosa nos satisface? Mal nos ha ido. Ahora resulta que además de griton@s y pobres, estamos gordit@s... Pero felices.

papacomeister@gmail.com