Siete puntos

¡Gracias, míster Trump!...

1. … Parecen decir todas aquellas personas, en especial Peña Nieto, que se encontraban hasta hace unas semanas en el ojo del huracán mediático, en la lupa de la opinión pública. Y es que, tal y como sucede con frecuencia, la amenaza de factores externos hace que pasen a segundo plano los internos. El Presidente mexicano respira tranquilo. Mientras que la opinión pública se concentra en el grosero primer mandatario norteamericano, Peña Nieto verá crecer sus índices de popularidad al mostrarse digno y estadista ante los EUA.

2. Desde que era candidato a la presidencia norteamericana, y en no pocas ocasiones, Donald Trump se expresó en términos ofensivos a nuestro país. Además de comentarios racistas y xenófobos, amenazó con construir un muro entre las dos naciones, con el agregado de que sería México quien lo pagaría. Pero nadie creyó que el rubio empresario pudiera derrotar a la Clinton. Sus invectivas parecían bravuconadas de alguien acostumbrado a mandar. El presidente Peña Nieto, en una decisión criticada por todos…

3. … invitó al entonces candidato republicano a nuestro país. Toda la furia nacional cayó sobre el anfitrión, y hasta le costó la cabeza al entonces presidenciable, y hoy rehabilitado y nuevamente posible candidato del PRI a la Presidencia, Videgaray. Pero Trump ganó. El peso se fue a las nubes en su relación con el dólar, y vino una tensa calma en espera de que el nuevo presidente norteamericano tomara posesión, para ver si cumplía o no con sus promesas de campaña. Mientras pasaban las semanas, la popularidad…

4. … de Peña Nieto caía por los suelos a causa del gasolinazo y otras medidas económicas, lo mismo que la de su partido y, en general, de todo el sistema político nacional. Como afirman los obispos mexicanos pertenecientes a la Comisión Episcopal para la Pastoral Social, en su reciente comunicado sobre la situación económica del país: “Definitivamente el cansancio de la gente no es solo por el nuevo costo de la gasolina, sino por la imposibilidad de acceder al desarrollo humano, integral y solidario…”.

5. Ya instalado en la Casa Blanca, Trump ha comenzado a cumplir con cada una de sus maldiciones sobre nuestro país. La más emblemática: la construcción del muro. Ahora, y ante la negativa de Peña Nieto de acudir a su pactada cita con su homólogo norteamericano… ¡hasta López Obrador nos pide que apoyemos a nuestro Presidente! Digno, el primer mandatario nacional nos dice en la televisión que no pagaremos el muro, y que él se compromete a defender la dignidad de nuestros connacionales que viven allá.

6. ¡Gracias, míster Trump! Parece decir Peña Nieto y su PRI, pues en vez de seguir enojados por el gasolinazo de enero y el que viene en febrero, reaccionamos indignados ante el tirano del norte que nos insulta; porque en vez de concentrar nuestra atención en los graves problemas de nuestro país, volteamos hacia el vecino gringo, esperando que no nos cancele las visas para seguir viajando a McAllen. Paradójico. Quién más se está beneficiando con Trump es quien más ha sido ofendido por él: Peña Nieto.

7. Cierre ciclónico. Y siguiendo con Trump. En su toma de posesión dijo que Dios lo protege. En efecto. Dios nos quiere a todos, incluido él. Sin embargo, olvida el empresario-presidente que, entre los predilectos de Dios están los migrantes, lo que es testificado por textos tanto del Primer Testamento como del Segundo. Bien haría el propulsor del muro fronterizo en revisar su actitud ante quienes buscan llegar a su país. Una posición más hospitalaria le haría que Dios no solo lo siguiera protegiendo, sino que se sintiera orgulloso de él.

papacomeister@gmail.com