Siete puntos

Des-ENLACE

1. Después de muchas críticas, y en maniobra que parece más bien política, Emilio Chuayffet decidió suspender la prueba ENLACE (Evaluación Nacional de Logros Académicos en Centros Escolares). El secretario de Educación dice que hará una consulta nacional sobre el tema.

2. Desde sus orígenes, en 2006, la prueba fue cuestionada: era un único instrumento evaluador para medir escuelas en regiones tan distintas como Chiapas y Chihuahua y, con el paso del tiempo, tanto alumnos como maestros que la aplicaban aprendieron a falsear datos.

3. La prueba, que se aplicó a casi 100 millones de alumnos entre 2006 y 2013, en cerca de 150 planteles, costaba 18.70 pesos por alumno, menos que el costo promedio de una hora de clase en el sistema público. No se trataba, entonces, de una herramienta demasiado costosa.

4. Pero la prueba ENLACE nació bloqueada por la CNTE (Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación), que se opuso de manera permanente a su aplicación en los estados del sur del país. De igual manera se negaba a participar en el concurso por oposición para maestros.

5. Los argumentos de Chuayffet para cancelar ENLACE y el concurso por oposición para maestros, aunque válidos, ceden ante la extendida sospecha de que estamos ante una nueva negociación con los organismos magisteriales, una concesión más a sus reiteradas demandas.

6. Más allá de que la ENLACE no fuera una prueba adecuada para evaluar nuestros niveles educativos, permanece el problema de medir o no el desempeño de docentes y alumnos, cosa que en otros países se practica desde hace mucho tiempo. ¿Qué vendrá en vez de la prueba ENLACE?

7. El des-ENLACE nos demuestra, una vez más, que no queremos someter a escrutinio nuestro desempeño. Pareciera formar parte de nuestra cultura, olvidando el ya famoso dicho: sólo lo que se evalúa se mejora. Así que si pretendemos mejorar nuestra educación… tenemos que evaluarla.

papacomeister@gmail.com