Siete puntos

2014: Año decisivo para el Papa

1. Sin lugar a dudas, el papa Francisco fue uno de los personajes más importantes del año que acaba de terminar. Su aparición en las portadas de la revista Time, por ejemplo, indica que la opinión pública internacional lo recibió con los brazos abiertos.

 2. Pero hasta ahora las esperanzas de que el Papa argentino encabece los cambios profundos que a juicio de muchos necesita la Iglesia Católica han sido sólo eso: anhelos optimistas.

Hay mucho desencanto, y Francisco ofrece una ilusión, un rejuvenecimiento.

3. Sin embargo, y salvo las auditorías que el Papa ordenó a las finanzas vaticanas, y el nombramiento del G8, los Ocho Cardenales de diferentes partes del mundo que le ayudarán a poner en orden la Curia, los cambios espectaculares en temas candentes siguen esperando.

 4. Muchas personas esperan que Francisco cambie la posición de la doctrina eclesiástica sobre los divorciados vueltos a casar, el matrimonio de las personas homosexuales, la admisión de las mujeres al sacerdocio ministerial y la posibilidad del celibato sacerdotal opcional.

5. Pero: ¿Esos son los cambios más importantes, más necesarios? Muchas personas creemos que no.

Me explico. Si bien es cierto que tales modificaciones son urgentes, hay otras que lo son todavía más. Una de ellas tiene que ver con la sinodalidad de la Iglesia.

6. Este es el cambio, quizá, más importante y del que dependen los demás.

Una Iglesia más dialogante, más democrática, más incluyente, que prefiera escuchar que hablar, será capaz de consultar de manera abierta sobre los cambios anteriormente mencionados.

7. El año que iniciamos será decisivo para Francisco de Roma. Su simpatía y estilo de vida ya no serán lo fundamental, sino las decisiones que, ahora sí, deberá tomar. Veremos si se anima, pero sobre todo, si lo deja la pesada estructura eclesiástica.

papacomeister@gmail.com