Articulista Invitado

Evaluación presidencial; quinto Informe de gobierno

Los comicios de 2018 serán una prueba para el PRI sobre la gestión de Peña; a cinco años de su administración más mexicanos dicen reprobar su trabajo.

El 2 de septiembre se entregó el quinto Informe del presidente Enrique Peña Nieto. Este año estuvo marcado por manifestaciones contra el aumento a la gasolina; la extradición de El Chapo Guzmán a Estados Unidos y la detención de tres ex gobernadores.

En cuanto a los temas internacionales están el triunfo de Trump en EU, la renegociación del Tratado de Libre Comercio y las acusaciones mutuas con el actual gobierno venezolano.

Respecto a la evaluación del mandatario mexicano podemos ver que de acuerdo con la revisión histórica de las encuestas realizadas por Parametría, en enero de este año hubo un porcentaje histórico de ciudadanos que dijeron desaprobar el trabajo realizado por Peña al llegar a 84% quienes así lo manifestaron. De marzo a junio de 2017 vemos un recuperación al subir el porcentaje de los que dijeron aprobar su labor y disminuyeron quienes lo desaprueban; sin embargo, en el último registro de julio del presente, nuevamente hay un repunte en la desaprobación y un descenso en la aprobación del Ejecutivo federal.

Actualmente, la aprobación del mandatario se encuentra en 21%, mientras que la desaprobación en 75%. Ello a pesar de que ámbitos como el económico no registran cambios negativos que puedan influir en la opinión pública. Llama la atención que 56% de los mexicanos diga que desaprueba "mucho" la gestión de Peña, ya que ello tiene que ver con intensidad en el desacuerdo en la forma en cómo el Presidente realiza su trabajo.

El poll of polls elaborado con datos de otras consultoras permiten ver la consistencia en la información. De acuerdo con la recopilación, a partir de abril de 2014 y hasta la fecha ha sido mayor el número de mexicanos que desaprueban el trabajo del Ejecutivo. Además, la gráfica muestra que conforme pasa el tiempo se ha hecho más grande la brecha entre las opiniones.

Llama la atención la riqueza de la información con la que contamos, de 2012 al 2017 se cuenta con más de 100 registros de evaluación del Presidente, cada vez es más común que consultoras y medios de comunicación den seguimiento a la opinión de la ciudadanía sobre el desempeño del mandatario, lo que permite a la ciudadanía contar con un panorama antes de cada informe de actividades.

Si analizamos los dos principales indicadores que usualmente se utilizan para considerar la opinión de la ciudanía respecto al desempeño de un gobierno, los cuales son economía y seguridad, podemos ver que la percepción de los mexicanos es que en el último año la economía del país ha empeorado, así lo considera 67% de los encuestados a escala nacional, en tanto, solo 9% ve una mejoría en el tema económico.

A pesar de esta percepción, vemos que rubros como la inflación, el desempleo o el Producto Interno Bruto, muestran que actualmente México cuenta con una economía sana que no presenta datos alarmantes sobre el desempeño económico, tema que posiblemente pasa más por el tamiz de la expectativa por parte de la ciudadanía de tener un mayor crecimiento económico.

En cuanto a la inseguridad, datos del Semáforo Delictivo Nacional muestran que este año ha habido un repunte en homicidios, ejecuciones, robos a vehículos y negocios así como en violaciones. No obstante estos datos, la percepción de que México es un país inseguro se ha mantenido desde hace ya varios años.

En enero de 2017 se registró un descenso de las personas que consideraron que el país es un lugar "poco" o "nada" seguro, pero en últimos cuatro meses volvió a repuntar quienes así lo consideran. El 95% de los mexicanos considera que el país es un lugar inseguro.

Uno de los temas que ha cobrado relevancia en el país en los últimos años es el de la corrupción, gobernadores que han sido acusados de enriquecimiento ilícito han sido detenidos en la presente administración, lo que puede pensarse cambiaría la opinión de la ciudadanía sobre el desempeño del gobierno federal. No obstante, tanto en la detención de Javier Duarte como en la de Tomás Yarrington más entrevistados los consideraron como acciones con fines electorales que como ejemplos de la lucha del gobierno contra la corrupción y la impunidad.

Aunado a ello, el Sistema Nacional Anticorrupción, instancia encargada de prevenir, combatir, investigar y sancionar a servidores públicos y privados que hayan cometido actos de corrupción genera pocas expectativas entre la ciudadanía. Solo dos de cada diez considera que el conjunto de leyes e instituciones ayudará "algo" o "mucho" a reducir los casos de corrupción en el país, en cambio 72% considera que servirá de "poco" o "nada" en combatir la corrupción.

Las elecciones de 2018 serán una prueba para el PRI sobre la gestión de Peña, a cinco años de su administración más mexicanos dicen reprobar el trabajo realizado por el mandatario, los datos indican que este escenario puede deberse más a una cuestión de expectativas que de datos duros, pues el desempeño económico no indica un deterioro de la economía o un aumento importante en la inseguridad. A pesar de las detenciones de funcionarios acusados de corrupción realizados durante su mandato, los mexicanos no observan estos como una intención de terminar con el problema, sino como una estrategia política para ganar electores.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Nota metodológica:

Encuesta en vivienda. Representatividad: nacional. Número de entrevistas: 800 del 29 de julio al 2 de agosto de 2017. Nivel de confianza estadística: 95 %. Margen de error: (+/-) 3.5 %. Diseño, muestreo, operativo de campo y análisis: Parametría. Método de muestreo: aleatorio sistemático con probabilidad proporcional al tamaño. Unidad de muestreo: las secciones electorales reportadas por el INE. Población objetivo: personas de 18 años en adelante con credencial para votar que al momento de la entrevista residan en el lugar de interés.

*Fundador y director de Parametría