Voces Ibero

Locura inducida

Indudablemente la tecnología ha evolucionado la forma de vivir de la sociedad. Sin embargo, como todo, tiene aspectos positivos y negativos. Sobre los primeros mucho se ha difundido, pero la crítica hacia esos avances sospechosamente se soslaya. 

El doctor Manfred Spitzer (1958, Alemania), en su libro Demencia digital (Ediciones B, Barcelona, 2013, pp. 371), aborda como neurocientífico y padre de familia, a lo largo de catorce capítulos, un análisis sobre las consecuencias en el cerebro humano del uso de los dispositivos tecnológicos con pantalla desde muy temprana edad, lo que impide su sano desarrollo.

En el libro son cuestionados de manera críticalos avances en tecnologías “educativas” y el aparente desarrollo de nuevas competencias, lo que han suplido a otras de antaño, mucho más útiles, que retrasaban la demencia en la edad madura de los individuos.

“Quien en sus años mozos pasó mucho tiempo ante medios con pantalla perdió el billete de entrada para la formación de su cerebro”, señala el autor, que también es médico.Aborda también las políticas educativas y tecnológicas en Alemania, que sin embargo podemos trasladar a las nuestras y encontraremos huecos aún mayores al respecto, además de lo lejos que estamos de tener regulaciones encaminadas a anticiparse al problema de salud que se avecina.

La mayoría de nosotros ha observado una serie de cambios en el comportamiento de los niños y jóvenes actuales; por ejemplo, sedentarismo pronunciado, obesidad, diabetes, falta de interés y poca tolerancia a la frustración, en comparación con las generaciones pasadas.

No son casualidad y vale la pena asomarnos a información que no sólo alabe los beneficios del avance tecnológico, sino que fundamentada en extensas investigaciones científicas sobre el funcionamiento del cerebro, pone en tela de juicio la inexistencia de consecuencias negativas.

El doctor Spitzer también propone alternativas de solución que permiten tomar el control de aquello que parece ser orquestado por el poder económico y político sin considerar el bienestar real de la mayoría. Para concluir, se trata de un libro altamente recomendable para quienes se ocupan y preocupan por el desarrollo neurológico de sus hijos. 


flor.vargas@iberotorreon.edu.mx