NEFELIBATA

NACIÓN PEQUEÑA

Hay al menos dos pequeños cuadros de caballete de José Clemente Orozco que muestran una escena parecida: la de una mujer siendo violada por unos militares dentro de una habitación palaciega. 

Los militares son de muy alto rango y no es exagerado pensar que se trata del presidente o dictador de alguna nación acompañado de sus más cercanos colaboradores. Todos los hombres de la imagen aparentan estar muy divertidos. 

Una de las cuestiones que se plantea ante tan espantosa escena es la de si quien te atropella así es la máxima autoridad de tu sociedad, que por ley está obligada a proteger tu derechos ¿entonces ante quién puedes exigir justicia? El título de estos dos feroces cuadritos de Orozco son Nación Pequeña.

Título que se ha tomado prestado para nombrar la presente entrega. José Clemente Orozco fue miembro numerado del Colegio de México, institución que acaba de reconocer a Rubén Moreira por el trabajo realizado en el tema de los desaparecidos, en el marco de la publicación del informe “En el Desamparo”, que aborda el caso de la violencia y desapariciones en Allende, Coahuila. 

La lectura de las tres notas publicadas el lunes diez de octubre por Milenio Laguna acerca de este informe deja un sabor de boca a salmuera. La nota nacional dice que el Colegio de México realizó el informe “En el Desamparo” a petición de la Comisión Nacional de Atención a Víctimas. Y en él se aplauden los esfuerzos y la valentía del gobernador Rubén Moreira Valdez.

El documento señala que: “En Coahuila, Rubén Moreira ha sentado las bases de una mejor política”, por lo que el gobierno del estado reitera el compromiso de seguir avanzando en el esclarecimiento de los hechos en Allende y en la totalidad de los casos de Coahuila.

Uno de los integrantes se esta comisión es Sergio Aguayo, el mismo periodista que fue amenazado con demanda legal por haber ensuciado el honor de Humberto Moreira, el ex gobernador de tan sucio historial y hermano del actual.

Cada vez son más y mayores las evidencias de la complicidad del primero de los Moreira con grupos de narcos y asesinos.

Entre los otros participantes de esta ceremonia de reconocimiento se cuentan a Juan Villoro y Javier Sicilia.En la segunda nota, de carácter estatal, Rubén Moreira se limita a decir que ellos van a aceptar el Informe, y que sólo harán cometarios a lo expuesto en él.

Los redactores de esta nota señalan que la mayoría de la información que aparece en el informe elaborado por el Colegio de México en realidad no es nueva, sino que se trata de un resumen de datos publicados antes por varios medios de comunicación.La tercer nota, local esta, da cuenta de la reunión que el Grupo VIDA sostuvo con Rubén Moreira en Torreón.

En ella se rechazó la pretendida y ridícula versión ofrecida por la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE) de que los más de cuatro mil huesos encontrados en el ejido Patrocinio del municipio de San Pedro de las Colonias no son de 600 personas, y que correspondan tan sólo a tres cuerpos…Conviene recordar aunque sea de forma esquemática, el origen del Colegio de México.

La institución fue creada durante la fase final de la Segunda Guerra Mundial para tener un listado de los intelectuales y artistas con que contaba la República y así salvaguardar su integridad física junto a la de sus obras en el caso de un ataque militar.

Todas las grandes naciones toman estas precauciones en tiempos bélicos.A los miembros de aquél primer cuerpo colegiado se les pedía comprometerse a ofrecer una conferencia anual en la institución. José Clemente Orozco, siempre taciturno y de muy pocas palabras, quiso mejor ofrecer una exposición anual conformada por obras nuevas, realizadas ex profeso.

Consideraba que podía expresarse mucho mejor así que de otra manera.Y así lo hizo: muchos de sus grandes cuadros de caballete de la producción tardía del feroz pintor se realizaron para cumplir esta obligación.

Descorazona que el Colegio de México presente ahora un informe que en realidad no arroja luces nuevas, no finca responsabilidades claras y aplauda a un gobernador encubridor.A la distancia hay un claro simbolismo en la actitud de Orozco y en su negativa a ofrecer conferencias: siempre serán más necesarias las buenas obras que los discursos.


flaviobecerra@hotmail.com