Dobleces

Independientes

La contienda al interior del Partido Acción Nacional empieza a ponerse interesante. Ricardo Anaya, dirigente nacional, trató e insiste aún en postular a Josefina Vázquez Mota, a la cabeza de una coalición o alianza que encabecen panistas de la mano con el PRD y los que se sumen.

Ya Josefina reveló que al Estado de México solo viene a pernoctar, con lo que literalmente dio un paso de costado.

Aprovechando esta situación, ha surgido una nueva figura que se suma a las de José Luis Durán Reveles, Ulises Ramírez, Juan Carlos Núñez Armas y Juan Rodolfo Sánchez Gómez, las cabezas más o menos visibles del entorno panista.

La senadora Laura Angélica Rojas Hernández ya levantó la mano y dijo que sí, que ella aspira a ser la candidata de su partido para buscar la titularidad del Poder Ejecutivo.

Quieran o no los panistas tradicionales, es una figura interesante, una cara nueva sin aparente cola que le pisen. Puede resultar muy atractiva para el electorado que quiere caras nuevas, que busca figuras políticas diferentes.

Tiene un pequeño "pero" la senadora. Su carrera política es muy magra y no ha ganado una elección popular. Si a eso le agregamos que no le agradan los reflectores, de los que ha estado ausente en los últimos años, veremos que no tiene mucha fuerza.

Mientras, ya se metió en medio de los lobos.

Mauricio Valdés Rodríguez fue presidente municipal de su natal Texcoco cuando tenía algo así como 25 años. Luego fue diputado federal, más tarde senador y presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, uno de los más eficientes por cierto.

Ante la inminencia del proceso electoral para elegir al próximo gobernador de la entidad mexiquense, Mauricio Valdés reflexionó hace unos días sobre un asunto importante: la participación de candidatos independientes.

Esa figura ha tenido relativo éxito y no son pocos los que piensan utilizarla en el proceso mexiquense.

Deben pensar que aquí la cosa no es tan sencilla. "En una entidad como el Estado de México, dice Mauricio Valdés, con 11 millones de electores es muy complicado, no hay forma de lograrlo". Aclara que no se trata solo de los requisitos legales para el registro, de por sí complicados; tiene que ver con las condiciones de la entidad. Tener contacto con 11 millones de personas es muy complicado.

A ello debería agregarse la representación en las casillas. Hay partidos como Morena, PT, Nueva Alianza, por citar algunos, que sufrirán para tener representatividad en todas las secciones electorales. Para un candidato independiente eso sería sumamente difícil.

Además está el tema del financiamiento. El independiente debiera tener detrás suyo unos patrocinadores muy generosos.

Tiene razón Valdés Rodríguez, puede funcionar muy bien, pero en los municipios pequeños donde todo mundo se conoce.