Dobleces

Cruzazulear

El equipo de futbol Cruz Azul lleva casi veinte años sin poder ganar un título de liga, aunque en varias ocasiones ha disputado la final y la ha perdido de manera casi increíble. El pueblo mexicano, que a todo le encuentra sentido festivo, acuño la expresión "cruzazulear" para definir situaciones similares en las que incurren las personas.

La empresa Larousse Latinoamérica, en su cuenta de Twitter, definió cuatro acepciones de la palabra "cruzazulear", que en los últimos años ha sido utilizada para "trolear" a los aficionados del Cruz Azul debido a los malos resultados del equipo.

1.- intr. Ganar continuamente para perderlo todo por un error

2.- intr. Perder con torpeza sorprendente.

3.- Estar cerca, muy cerca, de un título sin conseguirlo

4.- Nada de lo anterior es cierto.

No deja de ser una vacilada, pero queda para el anecdotario y esto viene a cuento porque el domingo el Club de Futbol América la "cruzazuleo" frente a los Tigres de Nuevo León. Después de ir ganando un gol por cero en tiempos extras, terminó perdiendo en la tanda de penales.

En la política también hay algunos actores que la han "cruzazuleado". Tienen todo para ganar y luego "pierden lo ganado por una torpeza sorprendente". Ahí está el caso de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones de 2006, cuando tenía una ventaja de más de 30 puntos porcentuales sobre su más cercano contendiente y al final, por pelearse con todo mundo, terminó perdiendo la elección frente a un Felipe Calderón Hinojosa de una forma que jamás nadie se imaginó.

En el Estado de México tenemos el caso del difunto Rubén Mendoza Ayala en las elecciones de 2005; inició la campaña con una fuerza sorprendente y con una ventaja porcentual impresionante sobre el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

Errores en el diseño de su campaña y en la forma de conducirse con la ciudadanía en los actos políticos le hicieron bajar estrepitosamente en el ánimo del electorado hasta perder una elección que los panistas consideraban en la bolsa.

Estamos en vísperas de una elección mexiquense. Tenemos al menos 15 aspirantes por el lado del PRI, unos cuatro con mucha fuerza en el PAN, otros tantos en el lado del PRD y en Morena digamos que tres. Hablamos de 26 políticos que aspiran primero a ser candidatos y luego a convertirse en gobernadores del Estado de México.

Quién de estos 26 figurines perderá la elección, ya siendo candidatos, por torpezas electorales, o quiénes se quedarán cerca, muy cerca, del triunfo, sin conseguirlo. En otras palabras, quienes la "cruzazulearán".