Dobleces

Arrancan... oficialmente

El Estado de México fue el inicio de una gira de Enrique Ochoa Reza, presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional. Visitará también Nayarit y Coahuila, entidades donde también elegirán a su gobernador el año entrante.

La visita de Ochoa Reza se da en momentos un tanto raros al interior del partido y quizá obedezca a la queja pública de su secretaria general, Carolina Monroy Del Mazo, en el sentido de que en el partido "no hay piso parejo" para elegir a su candidato a la gubernatura.

Se da también cuando aparecen de la nada otros aspirantes que andaban sueltos o que no mostraban mucho interés por participar en el proceso interno, es el caso de Ricardo Aguilar Castillo.

Como sea, el pretexto fue la presentación y toma de protesta del nuevo delegado del CEN del PRI, Ismael Hernández Deras, pero en la realidad su visita tuvo como principal objetivo calmar a los aspirantes, hacerles sentir que no hay decisiones tomadas y, por lo mismo, que todos tienen, en apariencia, las mismas posibilidades.

Usó en reiteradas ocasiones la palabra unidad. "Nuestros adversarios lo saben: el PRI con su pluralidad es muy fuerte, pero el PRI plural y unido es simplemente invencible".

"Respetando los derechos de la militancia, los priistas saldrán unidos, fortalecidos y decididos a competir y ganar". "El triunfo vendrá de la suma de esfuerzos".

Como se ve, la divisa es la unidad, en pocas palabras, el PRI unido es invencible, dividido puede ser vulnerable y eso lo saben todos los priistas. Entrevistado al término del acto partidista, reiteró la pluralidad del partido y dio a entender que "no hay dados cargados", que el piso está parejo y que todos tienen las mismas posibilidades.

Algo más señaló que pasó casi desapercibido. "A los interesados, les dijo, inscríbanse". Falta ver quién o quiénes son los valientes que le hacen caso, porque no es lo mismo declarar, exigir y pedir desde la cómoda posición de un cargo de elección popular, desde la administración pública o el cargo partidista, que renunciar a esa posición y dedicarse de tiempo completo a buscar la candidatura.

Ese sería un ejercicio muy democrático e inteligente de los priistas; ya algunos se abrieron de capa; bueno, pues ahora renuncien a sus cargos y dedíquense de tiempo completo a buscar apoyos, a buscar alianzas, a reunir grupos. No lo harán por miedo a la temida división, al encono y porque ya regresaron a los tiempos del "Señor Presidente".