Pixeles

La realidad virtual de Sundance

La creación de contenidos en realidad virtual es lo que ha permitido que esta tecnología crezca y empiece a consolidarse como una nueva opción, no solo de entretenimiento sino como una plataforma creativa que logra darle a los artistas, de cualquier disciplina, una nueva forma de expresión en los mundos virtuales.

La salida al mercado de cámaras profesionales 360 y otras más amateur, por llamarles así, ha incentivado la creatividad de muchos alrededor del mundo; hay encuentros como el festival de cine de Sundance que, desde el año pasado, ha creado un espacio exclusivo llamado New Frontier para mostrar cortos y experiencias en realidad virtual, que en muy poco tiempo han empezado a mostrar una madurez de calidad sorprendente.

En 2016 se diseñó una app exclusiva, dentro del mismo festival, para que cualquier persona en el mundo con un visor estilo cardboard, pudiera disfrutar de algunos de los trabajos que se presentaron en Sundance y, sin duda, fue un éxito total poder ver lo que es parte del futuro del cine.

Este año es más difícil ver algunos de los “cortos”VR de Sundance, aunque eso de “cortos” depende de su duración, pues hay algunos de hasta 40 minutos.

Entre lo más destacado de este 2017 es justo Miyubi, que dura más de media hora, donde al ponerte el visor VR, de acuerdo a la descripción del mismo corto,  te transportas a 1982 donde un papá en Estados Unidos finalmente está en casa para Navidad y para compensar las múltiples ausencias compra a sus hijos un robot de juguete traído desde Japón. Así, mediante la realidad virtual el espectador se convierte en ese robot a través de cuyos ojos veremos si el regalo sanará las heridas de la familia o Miyubi también llegará a conocer el dolor de la obsolescencia.

El documental de Al Gore de 2006, Una verdad incómoda, llega con una segunda parte que tiene su versión o complemento en realidad virtual y nos lleva a ver y estar en un glaciar que se derrite en Groenlandia, para vivir de primera mano el calentamiento global.

Nicole McDonald, KC Austin y Tay Strathairn presentan en Sundance VR su trabajo llamado Hue, diseñado para realidad virtual e iPad, que nos presenta a este personaje que representa la depresión —con un mundo sin color— y donde el usuario tratará de ayudarlo a salir de ese mundo gris.

Y la cereza del pastel de este año parece que es Dear Angelica, presentado por Oculus Story Studio, la división de la compañía líder en realidad virtual que desarrolló este proyecto dirigido por Saschka Unseld y el ilustrador Wesley Allsbrook, junto con las voces de la actriz Geena Davis y el actor Mae Whitman, para crear “un viaje visualmente espléndido y profundamente humano a través de la memoria, la pérdida y la magia de una valiosa vida. Las ilustraciones de Allsbrook se construyen constantemente alrededor de ti mientras te remolinan de escena en escena y tejen una aventura donde el calor del amor y el espesor del luto se conjugan”; así se describe este corto que, por lo que se puede ver en el trailer en YouTube, es simplemente espectacular.

Estos contenidos no pueden verse fácilmente, no son algo a lo que todo mundo tenga acceso, pero lo será sin duda. El el hecho de que un festival tan importante como Sundance reconozca el valor artístico y creativo de la realidad virtual abre la puerta para confirmar que definitivamente esta tecnología no es una mera moda pasajera y que, perfectible aún, va por buen camino.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes