Pixeles

En otra realidad

Cuando empezó el nuevo boom de la realidad virtual muchos dijeron que estaba muerta antes de nacer, que ya se había probado y fracasado en la década de los 90. La versión más cercana al consumidor, de esta otra realidad, había sido un gadget llamado Nintendo Virtual Boy, el cual, para ser sincero, ni era realidad virtual y los gráficos eran pésimos.

Aunque, efectivamente, hasta la famosa banda Aerosmith usó unos supuestos visores de realidad virtual en el video de “Amazing”, uno de los más emblemáticos de esa época, en ese momento ésta era ciencia ficción, pero hoy en día es otra realidad. 

En este E3 2015, la feria de videojuegos más importante en el mundo, pude experimentar un poco más de la llamada VR y el avance abismal, desde la primera vez que me puse un visor Oculus en enero de 2014, a la versión que ahora soportará juegos desarrollados para el Xbox One, que cuenta con mucha más interacción y, aunque los demos mostrados por Oculus fueron muy cortos y limitados, dan una buena idea de hacia dónde van. 

Por su parte, Sony mostró de forma más completa el Project Morpheus, su visor de VR que, aunque también está en una etapa muy temprana, tiene demos de juegos con un mayor entendimiento en la que el usuario se sentirá inmerso en esta nueva realidad.

London Heist nos pone en el asiento del copiloto en una persecución en la que, mediante los controles Move, esos que salieron originalmente para el PS3, tienes manos en el mundo virtual y, créanme, eso hace toda una diferencia.

Hasta ahora lo más difícil para lograr que esta experiencia inmersiva fuera total era que las extremidades del gamer fueran también parte del juego y, aunque el Joystick hace un buen trabajo, la sensación con Move es impresionante. 

Este control, que no tuvo gran éxito en su lanzamiento original, podría tener un segundo aire con la realidad virtual y, sin duda, Sony lleva buen camino adelante contra sus competidores con este tipo de accesorios

Otro título para Morpheus, con un gameplay divertido, es HeadMaster, donde debes pegar con la cabeza a una serie de balones para anotar goles o Summer Lesson, una experiencia donde más que jugar eres transportado a una isla para interactuar con personajes que tienen inteligencia artificial. Éste es un intento para empezar a ver cómo se fusionan estas dos tecnologías.

Es aquí donde la mezcla de realidades podría ser otra alternativa con los llamados Hololens de Microsoft, que también estuvieron en la feria y que, a diferencia de la pura realidad virtual, combinan hologramas en realidad aumentada y en la verdadera; así, sin sacarte de tu mundo, ves cómo aparecen gráficos en tercera dimensión frente a ti. 

Un demo del mundo de Minecraft es la primera experiencia de juegos y Hololens donde  puedes ver, tocar o meterte a estos niveles moviéndote alrededor de ellos, sin dejar de ver la realidad, pero interactuando con objetos virtuales.

Hay toda una carrera por dejar las pantallas de televisión abandonadas y que los gamers entren a otra realidad. A diferencia de hace 20 años, esta vez hay más desarrollo, interés y empresas produciendo estas realidades que, tal vez, son el reflejo de que nuestro mundo, así como lo vivimos, ya nos aburre demasiado y sin duda queremos no solo ver nuestros juegos, sino vivirlos de una forma nunca antes experimentada.

fernando.santillanes@milenio.com

http://twitter.com/santillanes