Pixeles

El nuevo cerebro en tu ‘smartphone’

Cada año las grandes empresas de tecnología que presentan sus nuevos teléfonos de gama alta pelean por ser el mejor en velocidad, cámara, batería y pantalla, para lograr tener un diferenciador importante que los haga los más vendidos en el mercado.

Pero sin un buen procesador cualquier teléfono no sería más que un simple dispositivo para hablar que, aunque esa es su piedra angular y origen, hoy en día las capacidades de ser más productivo, estar conectado todo el tiempo a internet y tener la mejor experiencia de entretenimiento digital, se han convertido en las principales características que busca el consumidor.

En Hawái, Qualcomm realizó esta semana una cumbre donde presentó su nuevo procesador, que promete llevar a los smartphones de 2018 a un nuevo nivel de poder y calidad en audio y video.

El Snapdragon 845 integra la unidad GPU Adreno 630 que brindará 30 por ciento de mejora en capacidad gráfica de los teléfonos que lo incluyan; puede llegar a una  velocidad máxima de 2.8GHz, y de los ocho núcleos que integra, la mitad se dedica a cuestiones de desempeño y los otros cuatro a lograr una máxima eficiencia en el consumo de batería.

Para el usuario final todos estos datos técnicos se reflejan como uno de sus principales elementos tangibles, en teléfonos que tal vez ahora sí podamos tener todo un día en uso rudo, con apps de navegación como Waze, consultando páginas de internet, mandando mensajes, actualizando redes sociales y viendo contenido en video, sin tener que conectarlo en algún momento para una recarga.

Hablando de video, este Snapdragon 845 permitirá cámara lenta en calidad 720p hasta 480 fps e imágenes con colores mucho más vivos y realistas por los nuevos algoritmos de procesamiento de imágenes que permite.

Además una característica que ya vemos en muchos de los teléfonos de gama alta es poder sacar de foco el fondo en nuestras fotografías; el llamado efecto Bokeh se puede lograr sin necesidad de dos lentes sino con uno solo y, además, con mejor calidad gracias al 845.

Qualcomm destacó como este nuevo procesador será el inicio de que el reconocimiento facial se convierta en el estándar de seguridad para acceder a los smartphones, y es que luego de que Apple presentara está característica como una de las principales funciones del nuevo iPhone 10, Android no se podía quedar atrás y el 845 logra 50 mil puntos de mapeo facial, contra los 30 mil de Apple, para que comience a ser una forma natural, por default, para desbloquear el teléfono, realizar compras seguras y otras funciones de seguridad en el teléfono.

En ese mismo terreno de la seguridad sabemos que la nube, al no estar físicamente en ciertos datos en el teléfono, puede no ser ciento por ciento confiable, así que Qualcomm decidió integrar en el Snapdragon 845 una unidad de procesamiento segura (SPU, por su nombre en inglés) que resguarda por tres capas distintas, elementos como nuestra huella digital, los datos biométricos o las contraseñas que decidimos dejar guardadas para un acceso más rápido, sin miedo a que puedan ser robados fácilmente gracias a está encriptación.

Todo esto es el procesador que todas las marcas, el próximo año, les pondrán nombres distintos a cada una de estas funciones, lo venderán como características únicas y diseñarán aplicaciones para sacarle más provecho, pero al final del día sin un cerebro tan poderoso como éste que presentó Qualcomm no podemos ver esta nueva generación de Galaxy S9, LG G7 o cualquier otro de gama alta en Android, que me queda claro será todas una revolución en la industria móvil, tomando en cuenta que además este nuevo Snapdragon abre la puerta a empezar a conocer el famoso 5G.

Así que bienvenidos al próximo año, porque para Qualcomm el 2018 ya empezó.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes