Pixeles

Cuando el futuro nos alcanzó

Pantallas transparentes, que se doblan, ultradelgadas, con imágenes que se ven mejor que la realidad, es una especie de tecnología que parece de ciencia ficción, pero que hoy podemos encontrar en varios productos, e incluso llevar a nuestras casas.

La tecnología OLED, sigla de Organic light-emitting diode —diodo orgánico de emisión de luz—, ha permitido el diseño de pantallas con características nunca antes vistas, gracias a que, además de lograr una gran calidad y detalle en el contenido que proyectan debido a la forma en la que es construida la imagen, también han puesto a volar la imaginación de ingenieros, desarrolladores, medios de comunicación y un sin fin de personas que ven oportunidades infinitas para productos creativos con este avance tecnológico.

Inventos en ferias

Por ejemplo, en algunas de las ferias de ese sector más importantes del mundo que he tenido la oportunidad de visitar he probado pantallas OLED flexibles que se enrollan como si fueran una hoja de papel y que en videos conceptuales de LG, que es la única marca que se ha dedicado de lleno al desarrollo e investigación de esta tecnología, se puede vislumbrar una cantidad increíble de usos para ese invento.

Por ejemplo, una pantalla OLED LG touch enrollable de 32 pulgadas se puede llevar adentro de una mochila o portafolio, y permite a un profesional, por ejemplo, un fotógrafo, descargar las imágenes que acaba de tomar con su cámara, conectarse a internet y enviarlas a un tercero, todo con una pantalla grande que se puede guardar en espacios pequeños.

Otro ejemplo de los desarrollos OLED son los paneles de control de los automóviles de última generación, que dejan atrás las agujas indicadoras de velocidad, el tacómetro a la antiguita o el medidor de gasolina, y cambian por pantallas que pueden desplegar no solo información de velocidad, gasolina u otros mecanismos, sino incluso ser el centro principal para recibir llamadas telefónicas, mensajes, avisos de viaje y mucho más aplicaciones.

Hablando de vehículos, imaginen que las ventanillas no solo están polarizadas o sirven para dejar entrar el aire, sino que son una pantalla que despliega correos electrónicos, avisos de mensajes, o hasta se convierten en un centro de entretenimiento donde los niños ven sus películas mientras van en el asiento trasero.

Este mismo principio de ventanas OLED puede ser aplicado a usos más prácticos, como centros de alertas digitales en un hospital, por ejemplo, donde cada ventana de un piso sea capaz de mostrar a los médicos el estatus de sus pacientes o alertarles de una emergencia y que, mediante tablets con esta misma tecnología, puedan compartir archivos, datos y diagnósticos con otros colegas.

Obviamente todo va de la mano de otras tecnologías que hacen esta comunicación posible, como el intercambio de archivos, etc, pero que aún así, el hecho de ser OLED no solo ayuda en una cuestión estética, sino también de ahorro de energía, pues a diferencia de otras tecnologías ésta es muy eficiente.

En el ámbito de wearables (usables), la tecnología OLED abre la puerta a diseños vanguardistas, nuevas formas de usar la tecnología y todo englobado en una realidad que como decíamos al principio, parece de ciencia ficción, pero LG está tratando de hacer posible un producto a la vez.


fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes