Pixeles

El audio hi-fi para todos

Desde hace varios años el audio ha querido dar el salto a la alta definición, a su Full HD, con el Hi-res o hi-fi, como le quieran llamar, dependiendo de la marca que lo promocione, pero lo cierto es que si bien esta tecnología mejora en mucho la calidad de audio, es complicado para el común de los usuarios identificar realmente la diferencia.

Esta nueva forma de escuchar el audio es que los archivos a los que estamos acostumbrados —los famosos MP3— comprimen la información, hace que pierdan calidad, y, durante años, la capacidad para que tengamos miles de canciones en nuestros reproductores digitales nos ha hecho sacrificar esta calidad por llevar toda la música que nos gusta en un pequeño dispositivo.

Pero ahora que los teléfonos, las memorias digitales y otras tecnologías nos permiten tener gigas o incluso teras de información en nuestros bolsillos, han logrado que formatos —con menos pérdida de información, pero más pesados— puedan llegar a tener esta portabilidad.

Los archivos sin pérdida de calidad en audio no son más MP3, pueden ser DSD (DSF), WAV, AIFF, FLAC o ALA, nombres que poco a poco empiezan a sonar más entre los usuarios y que gracias a servicios de compra de música en esta calidad o incluso de streaming —como Tidal o Google Music— comienzan a tener su relevancia o a ser rentables para usuarios y artistas.

Ahora bien, para poder escuchar cada canción como el artista la grabó y concibió en estudio se necesita o necesitaba de un equipo muy caro, que incluía bocinas, amplificadores, sistemas, que, sin duda, son de lo mejor en el mercado, pero inaccesibles para muchos.

Pero últimamente vemos una tendencia de bajar costos en estos equipos y, aunque para los puristas del audio no todo suena igual, sí hay en el mercado opciones bastante accesibles para empezar a disfrutar de este gran sonido.

El nuevo Chrome Audio de Google —un pequeño dispositivo que convierte cualquier bocina en un reproductor digital que directamente hace un streaming de la música desde internet, sin que el teléfono o computadora lo mande vía bluetooth— tiene la capacidad de que si detecta la conexión de wifi estable y se conecta a un sistema con capacidad hi-fi, manda la música con esta calidad.

Luego de probar este dispositivo por unas semanas, pude comprobar que efectivamente la calidad de la música es superior, se logran más bajos, más claridad en el sonido y todo por un gadget de 899 pesos.

Con el G5, el nuevo lanzamiento de LG en México, también llega su friend, su accesorio LG hi-fi Plus diseñado en conjunto con Bang & Olufsen, que convierte al smartphone en un dispositivo con capacidad de reproducir estos archivos y que también pudimos ya escuchar e incluso, sin ser música en hi-fi, logra dar un salto entre oírlo sin este dispositivo logrando una diferencia notable en calidad. Este accesorio no es tan barato como el Chrome Audio, pero para los audiófilos en es una gran opción.

Pero luego de probar, checar y disfrutar la música con estos dos gadgets, muchas personas que realmente no están enfocadas en un audio de Full Hd, por decirle así, no notaron la diferencia y es que nos han maleducado tanto en la calidad de audio que ahora es difícil lograr que les guste y entienda porque hay que pagar por ésta.

Sin duda, los dos dispositivos puedan llevar más allá de las bocinas que han salido en el mercado, los amplificadores y muchos otros productos, que por fin el audio de alta calidad llegue a todo mundo, así que échenle un vistazo, dense la oportunidad de realmente escuchar la música cómo se grabó, cómo se debe oír, reentrenen a su oído, y, créanme, que no querrán de nuevo escuchar un MP3 que sin duda ha destruido la música y que estamos ante el umbral de una nueva era de calidad en nuestros dispositivos musicales.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes