Pixeles

Polémica entre "gamers"

Hoy llega uno de los videojuegos más esperados del año. The Order: 1886, (La Orden: 1886) el cual generó gran expectativa desde el primer tráiler presentado en 2013.

 Después de dos años de entrevistas, avances, demos y una que otra filtración, llega a las tiendas este fin de semana para enfrentarse al público gamer que, por lo visto, lo odiara o amará sin medias tintas.

El nuevo título, que será exclusivo para la consola PS4 de Sony, obtuvo críticas divididas en la prensa especializada de todo el mundo por su modo de juego y la duración, pero principalmente por su naturaleza cinematográfica, ya que The Order es un claro ejemplo de esta nueva era del entretenimiento, donde hay generaciones que no buscan solamente sentarse a ver una película o una serie, sino vivirla, sentirla e interactuar con ella.

Cinco, ocho, 10 horas, cada gamer ha jugado The Order:1886 en distintos tiempos dependiendo del nivel de dificultad en el que decide configurarlo y su habilidad con el joystick del PS4; para muchos críticos pareciera que un juego es bueno o malo si dura más o menos tiempo, pero lo cierto es que, como en el cine, es totalmente subjetivo pensar que si una película dura más de tres horas es buena, ahí están ejemplos como Titanic o El Señor de los Anillos, contra a El Padrino o, que tal, Ninfomaniac, películas en las que cada episodio dura una buena cantidad de horas y no por eso son consideradas buenas o malas.

En lo videojuegos ocurre lo mismo. Hay títulos que pueden acabarse en menos de cinco horas y no por eso son malos, pero los gamers se han dividido y, para algunos, la experiencia fuera de la campaña con modos multijugador o paquetes de descarga que extienden la historia del juego le dan más valor al mismo; esto no siempre es verdad.

Otros críticos sostienen que hoy día un juego debe calificarse por su calidad de guión, por las emociones que transmite, por la experiencia que ofrece, por el soundtrack que le da vida, y no solo por sus cualidades técnicas o sus atributos online.

Los detalles gráficos del juego que se lanza hoy son de los más cuidados y pulidos que se han visto, llegando a un punto en el que se mezclan a la perfección lo que es real con los pixeles para crear un Londres steampunk sin precedentes, en una realidad alterna donde Nikola Tesla es un Q al estilo James Bond sirviendo a los neocaballeros de la mesa redonda, Darwin examina la evolución de los hombres lobo y Sir Arthur Conan Doyle es un inspector de policía.

Los gamers podrán jugarlo apenas hoy, pero en las redes sociales la discusión empezó desde hace unos días, aunque todos coinciden en una cosa: este juego será un clásico instantáneo.

La reseña completa y los detalles de esta lucha entre caballeros, hombre lobos y rebeldes saldrá este domingo 22 de febrero en La Afición.

fernando.santillanes@milenio.com 

http://twitter.com/santillanes