Pixeles

Los 'amigos' de LG

Los smartphones, esos dispositivos que muchos utilizamos y en los que basamos gran parte de nuestra vida, en sus funciones se han convertido en aparatos muy similares, por lo que cada gran compañía lucha con todas sus fuerzas para hacerlos distintos, atractivos, elegantes o simples, pero todos con un mismo objetivo: ser el mejor en cada chip.

Cada vez que una gran compañía lanza un nuevo modelo nos volcamos a ver si tiene más RAM, más memoria interna, mejor cámara y un sinfín de cosas que, si las ponemos en perspectiva, hoy en día casi todos comparten.

Así, entre todo esto, llegó el LG G5, el primer teléfono modular que permite remover ciertas partes para mejorarlo en función de lo que el usuario quiera optimizar.

Antes que hablemos de cómo funciona esto de los módulos quiero entrar a una discusión que recientemente ha comenzado a ser un tema en el lanzamiento de ciertos modelos de smartphones en México y Latinoamérica en general: las versiones "descafeinadas" de los grandes flagships de las marcas de celulares.

Por razones de costo, pero también de saber si ciertas funciones se usarán o no en cada región, hay modelos como este LG G5, también pasó con el Galaxy S7 de Samsung, que mientras en Europa o Estados Unidos se lanzan con procesadores aparentemente más poderosos o mejor memoria, en nuestro país son puestos a la venta con otras características técnicas que en el fondo, y luego de realmente probarlos, no hacen una diferencia abismal.

En el caso del G5, en México se denomina SE y tiene un procesador Snapdragon 652 de ocho núcleos de 1.8GHZ, no el Snapdragon 820 de cuatro núcleos de 2.15GHz, así como 3GB de RAM, en vez de 4GB, como en modelo estadunidense.

¿Hace una verdadera diferencia esto? Habría que probar los dos y ver, pero en principio al consumidor común no le importa de manera vital saber o tener este tipo de características, siempre y cuando el teléfono funcione de manera perfecta.

Eso pasa con este G5 con el que LG ha decidido dejar de lado tanto rollo de especificaciones y enfocar esfuerzos en mostrar cómo la parte inferior del teléfono es un puerto que te permite conectar a varios "amigos" —como le llaman a distintos accesorios— que hacen del smartphone uno de los más completos que hay en el mercado.

Ahora, el paquete que LG puso a la venta como starter kit, la verdad, creo, está a un buen precio (12 mil pesos) y luego de tres días de usarlo les puedo decir que es una maravilla que en vez de andar cargando un típico power bank para cargar el teléfono conectándolo con un cable, con el G5 basta con que abras la parte de abajo, le quites la batería y le pongas otra totalmente cargada que te dura unas 13 horas en promedio y no es tanto por la capacidad, sino por la optimización que da ahora tener la última versión de Android Marshmallow (6.0) .

Independientemente de eso, los amigos del G5, como el CAM Plus, dan un agarre más cómodo y botones físicos para encendido, obturación, grabación, zoom e indicador LED.

El otro accesorio amigable del G5 se diseñó en conjunto con Bang-Olufsen para permitir que pueda reproducir audio Hi-Res de 32 bits Hi-Fi DAC; este es para los muy clavados en el audio, pero justo ese es el punto de este teléfono, que es totalmente personalizable dependiendo de lo que te gusta o quieres invertirle un poco más para tener lo último en determinada tecnología.

Pero el friend que más llamará la atención, y creo podría ser lo que catapulte las ventas del G5, es la cámara 360 grados que abre la puerta a que más personas generen ese nuevo contenido que comienza a ser la sensación, con imágenes que se convierten en una realidad virtual que te hace vivir de manera totalmente inmersiva cualquier momento. Este 360 CAM no llegará hasta junio a México, pero si LG logra hacer una buena campaña de lo que puede producirse con esta cámara, podría darle un buen golpe a la de Samsung, que llegará dentro de un muy buen rato, en una nueva lucha que saldrá de la arena de los smartphones y llegará a la de los contenidos en 360 grados. Ya saben lo que dicen: "El que pega primero pega dos veces".

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes